entre bastidores

Teófila y el Twitter

25.08.2013 | 02:00

Dijo Teófila Martínez, alcaldesa de Cádiz (PP): "Hay gente que viene a pedir ayudas al ayuntamiento para comer y resulta que tienen una cuenta en Twitter, que cuesta dinero". Naturalmente, le llovieron críticas por todos lados: muchas, por la ignorancia que demostraba. Tener una cuenta en Twitter es gratis. Al ser informada de ello, rectificó y dijo: "lo que cuesta dinero es la conexión a Internet". Esto es más o menos verdad, pero también lo es cuando la conexión se utiliza para otras cosas. Por ejemplo, estar conectado a la red sirve para buscar trabajo. Sirve para enviar currículos sin gastar ni en papel ni en sellos. Sirve para mantenerse al día y prepararse para un nuevo empleo. Sirve para ahorrar tiempo a la hora de hacer trámites. Sirve para ahorrar dinero en conversaciones telefónicas.

Permanecer al margen de la red, ser un desconectado digital para ahorrarse la conexión, no es el mejor camino para quien desea reciclarse. La alcaldesa, cualquier alcaldesa o alcalde, debería desear que todos los demandantes de ayuda alimentaria tuvieran acceso a internet y lo supieran aprovechar para mejorar su condición económica. Los mismos documentos que permiten acceder a la bolsa de alimentos deberían dar entrada a salas llenas de ordenadores conectados. O quizás habría que prestarles tabletas de las más baratas y establecer en el municipio zonas wi-fi públicas sin costo.

Alguien puede pensar que la alcaldesa ha llegado tarde a estas cosas porque el pasado mes de enero cumplió los 65 años. Pero seguro que conocemos a personas de dicha edad, e incluso superior, perfectamente al tanto de detalles como el precio cero de Twitter, o dónde se encuentran las zonas wi-fi gratuitas de su ciudad. Las hay en bares e instituciones, e incluso en determinados núcleos urbanos. Desde allí, cómodamente sentado en un banco de la plaza, se puede acceder a la red, consultar el correo, leer, escribir, enviar, publicar, y lo que haga falta, sin gastar ni un euro.

La torpeza de algunos políticos con las nuevas tecnologías no tiene nada que ver con la edad. Ya que hemos empezado hablando de Twitter, acabemos recordando cuántos políticos jóvenes publican verdaderas animaladas porque primero escriben y luego piensan. Y cuando se dan cuenta del desastre piden disculpas y nos dicen que nos olvidemos. Si, hombre. Lo siento, pero Twitter es escritura, y ya lo dijo Cayo Tito: scripta manent.

Enlaces recomendados: Premios Cine