tribuna abierta

Las ´Gañanías´ de Martiánez

25.08.2013 | 02:00

Mis lectores quizá debieran tomarse medio en broma medio en serio esta mi singular opinión: demolieron hace poco las popularmente criticadas Gañanías de la playa de Martiánez, Puerto de la Cruz. Pero yo las defendí siempre. Ecológicamente hablando, las dos Gañanías se adaptaban perfectamente, con su color oscuro, al oscuro muy singular de la arena negra y gris de esta playa. Si usted miraba hacia Martiánez desde arriba, bajando por el túnel de ojos de la Carretera del Este, usted veía que estas Gañanías estaban integradas perfectamente en el paisaje de esta playa. ¿Qué ha quedado ahora? Un descampado de tierra polvorosa, que en cuanto caigan las primeras gotas de octubre, antes del día de difuntos, aquello va a parecerse al barrizal invernal de los campos de tierra de nuestro fútbol regional de años pretéritos. Por el contrario, si se coloca usted pisando este nuevo solar de tierra y mira hacia arriba, hacia el acantilado, verá la horrenda estampa del hotel Semiramis y adláteres, que se construyeron con tal grado de locura, que en vez de tener habitaciones desde el piso primero hasta el quince, lo que tienen son habitaciones hacia abajo, en semisótano menos 1, semisótano menos 2... hasta llegar al gélido semisótano menos 15, rasante con la antedicha carretera del Este, donde no llega un rayo de sol en invierno ni de coña. Sin embargo, cuando estaban estas dos Gañanías de Martiánez, usted se fijaba en ellas y quitaba la vista instintivamente de esa panorámica horripilante del acantilado, masacrado por arquitectos horteras alemanes. En fin: ¡NO, al derribo de las Gañanías de Martiánez! Ya sé que ya no sirve de nada esta mi contundente protesta, no exenta de un irremediable sarcasmo, pero quería dejar constancia.

Enlaces recomendados: Premios Cine