a-copla-miento 

Los treinta años de Tinixara

24.08.2013 | 02:00

La agrupación folclórica de La Matanza Tinixara cumple treinta años de andadura parrandera. Efeméride que han querido celebrar sus componentes con la grabación de un disco CD titulado Forjando un destino (SGAE 014), que me han hecho llegar hace unos días a través de mi amigo Fernando González. Gracias por el envío y muchas felicidades por el aniversario, porque treinta años de folclore en esta tierra es toda una eternidad.
Menos mal que para la edición de este disco conmemorativo ha contado Tinixara con los apoyos de varias instituciones públicas y privadas, entre ellas el Ayuntamiento de La Matanza y la Casa del Vino (Cabildo). Una agrupación que ha cumplido treinta años de tenaz y continuada actividad musical merece estos respaldos y todos los que puedan llegar en futuras oportunidades.
Y vamos con el contenido del CD, que comprende géneros folclóricos canarios (folías, malagueñas, isas, seguidillas y saltonas), además de varias canciones del repertorio latinoamericano, pertenecientes a países como Cuba (Guantanamera), México (La cama de piedra) y Perú (Alma, corazón y vida), además de dos piezas creadas por autores vinculados al grupo, como son Raquel González y Félix D. González, que firman los títulos Mi Matanza forja su destino y Pon color a tus sueños, con versos como los que siguen: "Matanza, / tus piedras las cubren / viñedos y papas, / con costas bravías / y lindas montañas". Hay también referencias al pasado aborigen (la batalla de Acentejo), al famoso Baile del Niño por Navidad y –cómo no– a los buenos guachinches de vino y carne de fiesta.
Los mayores aciertos del CD se encuentran en su primera parte dedicada a los géneros canarios citados, sobre todo cuando intervienen tres voces de la calidad que muestran Montse, Loly y Jazmina, de excelentes timbres y buena afinación. Encierran interés folclórico los diversos estilos de isa, folía y malagueña, sin desentonar en la prolongación con seguidilla y saltonas, una mala costumbre que impuso la Sección Femenina durante sus concursos que habitualmente celebraban en Madrid bajo la tiranía del cronómetro. Es decir: los grupos participantes conseguían alargar sus intervenciones empatando o mezclando varios géneros en un cupo determinado. De ahí los títulos de Folías, seguidillas y saltonas o de Folías, Santo Domingo y tajaraste de infausto recuerdo, aunque ahora se ha querido desenterrar el desaguisado añadiendo el latiguillo de típicas de Tenerife. Un doble crimen folclórico.
La parte de canciones latinoamericanas resulta menos interesante que la canaria, donde el grupo se mueve con más soltura y conocimiento. Los amigos de Tinixara se han olvidado de consignar los autores de cada pieza, bajo el artificio de poner las siglas D.R. (derechos reservados) al final de cada título. La cama de piedra pertenece a Cuco Sánchez. Alma, corazón y vida a Adrián Flores. Y Guantanamera a José Martí-Joseíto Fernández. Por lo demás, felicidades amigos. Y que cumplan muchos más.

Enlaces recomendados: Premios Cine