tribuna abierta

Por qué Gibraltar debe ser español

16.08.2013 | 02:00

El Peñón de Gibraltar ha sido siempre desde su entrega por el Tratado de Utrecht en 1713, un punto de confrontación, de fricción en las relaciones entre el Reino Unido y España.

Gibraltar no es más que una gran roca frente al municipio de La Línea de la Concepción (Cádiz). Este peñón que puede parecer pequeño para quien no lo ha visitado, esconde en su interior un sinfín de calles y comercios al más puro estilo británico, pero atendidos por camareros con un cerrado acento andaluz. Además, posee una base permanente de la Royal Navy, y se ha convertido en uno de los centros financieros más importantes de Europa, por su prácticamente inexistente fiscalidad.

Cabe recordar que Gibraltar con una población de 30.000 habitantes, tiene 18.000 empresas activas y registradas oficialmente, está exenta de la armonización del IVA, y no forma parte de la UE.

Desde la firma del Tratado de Utrecht que debería de haber supuesto el fin de las hostilidades, estas se han ido sucediendo. Por un lado, el Tratado señala solo la cesión del territorio y de las aguas del puerto, no afirmaba nada de las sucesivas ampliaciones que se han realizado desde el Peñón como el aeropuerto o las aguas jurisdiccionales que legalmente pertenecen a nuestro país, y de las cuales Gibraltar quiere apropiarse.

Por otro lado está que más de 6.000 personas tienen residencia física en España pero fiscal en la colonia británica, por lo que es de suponer que algún interesante beneficio deben obtener para hacerlo.

Pero la gota que ha colmado el vaso de las diferencias entre el Peñón y España, ha sido el hecho de que hace unas semanas barcos gibraltareños lanzarán a unas aguas que recordemos no son suyas, más de 70 bloques de hormigón con lo que no solo han conseguido destrozar el arrecife de pesca sino también arruinar a los pescadores españoles de La Línea.

La cuestión de Gibraltar siempre ha sido utilizada con fines partidistas, y en esta ocasión no es nuevo, ya que el actual Ejecutivo de Mariano Rajoy se encuentra en una situación delicada por el caso Bárcenas, y a nadie se le escapa que están tratando de desviar la atención de la opinión pública.

Además, si la Hacienda española está asfixiando a la clase media, no es de recibo que con solo cruzar una frontera se pueda defraudar libremente.

Sin embargo, este cúmulo de circunstancias, no hacen sino entorpecer las relaciones entre Reino Unido y España, pero lo que no podemos soportar ya sea simplemente por el orgullo que caracteriza a los españoles, es la prepotencia de los gibraltareños, que en parte gracias a la benevolencia del anterior gobierno han hecho lo que les ha venido en gana, dejando a un lado todos los convenios internacionales.

Este conflicto debe resolverse con un acuerdo entre las partes concernientes, que recordemos son Reino Unido y España, sin que nuestro país renuncie jamás a recuperar algo que nunca en cierta forma ha dejado de ser nuestro.

Enlaces recomendados: Premios Cine