tribuna abierta

Cuernos

15.08.2013 | 02:00

Acabo de ver a Makinavaja interpretado por el extinto Pepe Rubianes (reposición en la medianoche de jueves a viernes, TVE2), que es una serie de los años ochenta (los felices años del PSOE). Makinavaja, la serie, tiene de todo: es iconoclasta, anarquista, antimilitarista... Fue ideada por quien se firmaba Ivá, cuyo nombre de pila fue Ramón Rosas Fuentes (1941-1993). Entre tantos golpes de calidad transgresora se pegó uno muy bueno: estaba un fulano del barrio en el balcón de un segundo piso, dispuesto a clavarle un cuchillo al amante de su esposa. Pero llega a la calle el Maki con su pandilla, y mientras el fulano amenazaba, estaban todos los vecinos expectantes, esperando a que llegara e interviniera en aquel conflicto marital el sicólogo del ayuntamiento; pero el Maki que conocía a uno de ellos comenta: "Si el sicólogo de guardia es el argentino... ¡leche, la cagamos!".

En otro desorden de cosas, nunca me gustó Deborah Kerr, que era una cursilona de espanto. En De aquí a la eternidad (1953) no da la talla, cuando con un sargento, Burt Lancaster, se la pega a su esposo militar de alta graduación. Supónganse la secuencia de la playa, en vez de con la sosa Deborah Kerr, con la mucho más atractiva Ava Gardner. A Ava en los planos de la ducha, en Mogambo (también 1953), no se le ve nada, pero, con lo sensual que era, te masturbabas (mentalmente, por supuesto) mucho más que ahora con tanto porno y tanta porquería. En Mogambo, el engañado es un científico, marido de una en apariencia refinada y cursi Grace Kelly, que se las entiende subrepticiamente con el fachento Clark Gable. Dicen las malas lenguas que Grace en su vida privada devenía en un ardiente fuego uterino, valga la redundancia, de aquí te espero...

Y en fin, que cambiando de tercio y hablando de cuernos deportivos, los organizadores del Trofeo Teide de este año 2013 le puso los tarros a la afición futbolística, al permitir que en la final Tenerife-Rayo Vallecano, este equipo de Primera División jugara casi todo el partido plagado de suplentes de Tercera. No hay derecho. Doña Teresa Rivero, expresidenta del Rayo, señora donde las haya, no hubiera permitido este flagrante engaño.

Enlaces recomendados: Premios Cine