sólo será un minuto

Si le quieres escribir

12.08.2013 | 02:00

Los móviles son grandes aliados de la mala educación. No lo digo por los que dejan encendidos sus aparatitos en el cine (en algunos casos especialmente peligrosos incluso ¡contestan!) ni tampoco por lo que se ponen a blablablear en el autobús, el tren o el avión como si estuvieran en el salón de su casa para que todo el mundo se entere de las penurias con jefes, novias pesadas, amigas traidoras, negocios o resacas. No, mi aversión se ha especializado últimamente en la gente que está hablando contigo y, de repente, pasa de ti al escuchar el tono de una notificación en su bolso o bolsillo: ¡ha llegado un mensaje! Lo normal es hacer oídos sordos y seguir la charla cara a cara, pero algunas personas están ya tan hiptnotizadas por guasaps y similares que al escuchar el sonido mágico pierden el sentido y se olvidan de ti para ponerse a escribir una respuesta mientras hacen como que te escuchan. Quizá llegue el día en que desaparezca el habla humana de las cafeterías porque todo el mundo estará tectectectecleando como loco.

Enlaces recomendados: Premios Cine