cien líneas

Responsabilidad

11.08.2013 | 02:00

La responsabilidad –la culpa, si se quiere– es la cuestión: individual o sistémica. Ojo, el sistema está comandado por individuos.

Lo vimos con la crisis económica. El sistema sobre el que, se mire como se mire, recae toda la responsabilidad se sacó de la manga que la culpa era de los individuos que vivían por encima de sus posibilidades. Conclusión: los ciudadanos pagan la crisis que provocaron los mandarines.

¿Quién carga con los 78 muertos a las puertas de Santiago, el mayor desastre del Camino desde Alfonso II el Casto?

El sistema, desde el minuto uno, se lanzó a culpar al maquinista. Filtraron unas frases autoinculpatorias que a ver si se dijeron, sacaron una desafortunada anécdota en Facebook y ya en el colmo de los colmos los presidentes de Renfe y Adif lo señalaron sin matices como culpable. Garzón, que así se llama, detenido; la ministra, de condolencias.

Visto lo visto, es posible entrar a 190 kilómetros por hora en una estación salvo que el maquinista lo advierta e impida. Vamos, que no hay otro control.

El sistema ha fallado sea en concepto, diseño, decisión, puesta en funcionamiento o mantenimiento. Un fallo garrafal.

Pero el que está en el calabozo es el individuo. Cometió un grave error, dicen. Bien, pero ¿no había un plan B? ¿no hay red para semejante equivocación si se la juegan más de 200 personas a casi 200 kilómetros por hora? Los individuos que comandan el sistema, ay, libres de toda culpa.

Queda por saber quizá lo fundamental: ¿alguna empresa de la lista de Bárcenas trabajó en ese tramo?

Enlaces recomendados: Premios Cine