tribuna abierta

Puerto Cruz y Orotava

10.08.2013 | 02:00

De mis diarios. 24 diciembre 1958. En ese mes terminan el primer tramo de la Avenida José Antonio, desde la calle Calvario a carretera La Sidrona, La Orotava.

Nota del autor: en La Sidrona terminaba prácticamente el casco urbano de la Villa. Este tramo se quiso adornar –copiando de la capital Santa Cruz y de la célebre película de Manolo Morán rodada en Madrid por aquellos años: Manolo, guardia urbano– con una tarima cilíndrica para un guardia urbano fijo en el encuentro de esta avenida con la calle del Calvario. Pero una guagua de las grandes, que venía de la avenida para torcer hacia la izquierda y coger calle del Calvario hacia arriba, se llevó por delante con una de sus ruedas el puesto de madera y base circular donde se subía el guardia, y ¡casi se lleva al guardia también! Allí se quitó de inmediato la tarima y se puso una luz indicadora, pero no era un autentico semáforo de verde, ámbar y rojo.

El estreno de este tramo de la Avenida coincidió con el mucho más espléndido de la avenida de Colón, ensanche urbano turístico hacia Martiánez, en el Puerto de la Cruz. Algunos vecinos orotavenses sentían celos por el que había sido su pequeño Puerto de Orotava en siglos anteriores. Incluso los puntos de alumbrado exterior de la avenida de la Villa eran unos antiestéticos postes con luz de neón en tubulares, que afeaban quizá el conjunto; mientras que en la avenida de Colón eran bellas farolas. El pequeño puerto de pescadores, ya imparable, se estaba convirtiendo en ciudad turística. Y autopropulsora, sin dependencias...

Enlaces recomendados: Premios Cine