tribuna abierta

Chipre, sinrazón de Europa

10.08.2013 | 02:00

Quienes no somos expertos internacionalistas no acabábamos de tener conciencia de que Chipre era en realidad un paraíso fiscal que vivía de lavar dinero negro de grandes fortunas rusas, que después se reinvertía en la gran república exsoviética. Después, la crisis, que provocó primero el hundimiento de la economía griega, dejó en bancarrota a los bancos chipriotas y ha terminado en rescate. Chipre, miembro de la Eurozona, habrá de atravesar a partir de ahora un verdadero calvario para salir del pozo y resignarse a su excéntrica mediocridad. Lo grave de todo esto es que este Chipre-paraíso fiscal fue admitido en la Unión Europea en 2004, a pesar de lo indecente de su modelo y de que los grecochipriotas frustraron la reunificación de la isla, y el 1 de enero de 2008 pasaba a formar parte de la Eurozona y adoptaba el euro.

¿Cómo es posible que una economía tan dudosa y singular pudiera ser admitida en el selecto club de la moneda única? ¿Cómo puede explicarse que se tolerara la pervivencia de un paraíso fiscal, con prácticas de dudosa moralidad? ¿A quién habría que pedir responsabilidades en Bruselas por unas decisiones tan exóticas y peligrosas? ¿Cómo se puede pensar que la Unión Europea puede sobrevivir a este desgobierno?

Enlaces recomendados: Premios Cine