tribuna abierta

Bangladesh

07.08.2013 | 02:00

El sudeste asiático tuvo un convulso desarrollo en el siglo XX. Tras las independencias conseguidas por la una serie de países tras la Segunda Guerra Mundial, Pakistán y la India, mayoritariamente islamista la primera, e hindú la segunda, sufrieron una traumática división, que continuó hasta entrada la década de 1970. En 1971, Pakistán Este se separó del resto de Pakistán para conformar lo que hoy en día se conoce como Bangladesh. Sin embargo, no fue una separación fácil. Los combates provocaron que los habitantes de esta zona, se refugiaran de forma masiva en la India. A esto se sumó el Ciclón Bhola, provocando los dos sucesos juntos una catástrofe humanitaria y una terrible hambruna.

En Occidente la hambruna de Bangladesh causó gran sensación, y en el propio año 1971, George Harrison junto con el músico bengalí Ravi Shankar organizó un gran concierto benéfico en Nueva York para recaudar fondos para ese nuevo y hambriento país. Las actuaciones memorables de Bob Dylan, Eric Clapton, Billy Preston y Ringo Starr fueron llevadas a una película y la recaudación contribuyó a mitigar el hambre en ese país asiático, y sobre todo, que Bangladesh fuera portada y sufrimiento de todos.

Hace unos meses nos vimos impactados por la impresionante noticia del fallecimiento de 1.100 personas en la Plaza Rana, desastre producido por las nulas condiciones de riesgos laborales de los trabajadores de la moda y calzado en Bangladesh, convirtiéndose en el suceso más trágico de la historia en esta industria.

Sin embargo, no todo es negativo en Bangladesh. Informes del Banco Mundial señalan que las condiciones general de vida se han mejorado. En 2000, sólo un 10% tenían acceso a la electricidad (hoy un 28,5%). En 2000, nadie usaba móviles (hoy un 36,5%). El producto interior bruto ha crecido un 5,5% en los últimos ocho años. La agricultura sigue siendo el motor económico de Bangladesh.

Un reportaje de la revista norteamericana Time, indica que de 2000 a 2010 el número de personas que viven en el umbral de la pobreza ha descendido de 63 a 47 millones de personas. Recordemos que este umbral está definido como 2 dólares al día, o una dieta de 2.100 o menos calorías al día).

Sin embargo, un ciclón de los muchos que suelen ocurrir en Bangladesh podría echar por tierra todo este esfuerzo. Es cierto, que ya se ha controlado –no del todo– el ratio de hijos por familia, pero los esfuerzos deben de continuar.

Bangladesh, un inicio de independencia brutal. Cuarenta años de pobreza, y hambre. Desastre personal en el mundo de la moda, pero... indicios de recuperación económica. Ojalá, los infortunios atmosféricos dejen respirar a este país asiático, abandone poco a poco la senda de la pobreza, y, al menos, puedan todos sus habitantes sobrevivir.

Enlaces recomendados: Premios Cine