PORTADA PDF
europa y tú

Manual europeo de urbanidad económica

 03:00  

FRANCISCO FONSECA, DIRECTOR DE LA REPRESENTACIÓN DE LA COMISIÓN EUROPEA EN ESPAÑA La Unión Europea es como un bloque de viviendas. Hay grandes residencias con muchos vecinos (como Alemania), studios mucho más pequeños (como Malta) y otros apartamentos medianos, como el nuestro. Cada apartamento tiene su caldera económica que permite que haya actividad en su interior. Hasta ahora, las revisiones de esas calderas se limitaban a unas pocas piezas clave (en concreto, la inflación, el déficit y la deuda pública) y se pensaba que con estos controles ya bastaba.
Por desgracia, desde el 2008, las calderas de algunos de estos apartamentos se han sobrecalentado, otras se han estropeado y algunas han estado a punto de explotar. Obviamente, un accidente en un apartamento puede afectar a todo el bloque y, por este motivo, la comunidad de vecinos europea (los Jefes de Estado y de Gobierno) decidió encargar a los administradores del edificio (la Comisión Europea) un programa anual para revisar a fondo todas las calderas del bloque y para producir informes regulares sobre qué piezas se tenían que cambiar, qué mejoras eran necesarias y con qué urgencia tenían que realizarse. Este nuevo programa anual de revisiones y mejoras del sistema económico de la UE es lo que se denomina el Semestre Europeo.
¿Cómo funciona? El proceso se inicia a principios de año, cuado la Comisión publica la Encuesta Anual de Crecimiento (Annual Growth Survey, o AGS). El AGS presenta una imagen general del estado de las calderas económicas de todo el edificio, para ver si están en condiciones de hacer bien su trabajo, es decir, generar crecimiento económico y empleo. Para el 2012, la Comisión identificó para todos los vecinos cinco tareas principales: realizar una consolidación presupuestaria propicia al crecimiento; restablecer el crédito en la economía; impulsar el crecimiento y la competitividad; luchar contra el desempleo y las consecuencias sociales de la crisis, y, finalmente, modernizar la administración pública.
Sobre la base de estas recomendaciones generales, cada vecino europeo tiene que ver qué necesita hacer en su caldera particular. Lo que es bueno para Dinamarca no tiene que ser necesariamente bueno para Irlanda, y lo que vale para Letonia, puede no valer para Portugal. Por este motivo cada Estado Miembro, en cooperación con los expertos de la Comisión Europea (esos famosos inspectores que vienen regularmente por aquí) preparan cada primavera su plan de reparaciones y mejoras (lo que se conoce como Programa Nacional de Reformas y Programa de Estabilidad y Crecimiento) que envían al administrador (la Comisión) para que los evalúe. España adoptó sus programas, en Consejo de Ministros, el pasado 27 de abril y la Comisión está examinándoles en este momento.
Ayer, la Comisión presentó oficialmente el resultado de su examen en forma de Recomendaciones Específicas. Se trata de un documento importantísimo. En él, el administrador del edificio dice si considera que las reformas que se están llevando a cabo son suficientes o no, si identifica algún peligro latente, o si por el contrario, se está haciendo lo necesario para que la economía de cada vecino y por tanto, la de toda la Unión, funcione correctamente. La gran ventaja de este enfoque es que la Comisión, al tener una visión horizontal de lo que pasa en el conjunto de Europa, puede dar valiosos consejos a cada Estado Miembro para mejorar todavía más la eficacia de sus programas. Los informes de la Comisión se someten acto seguido a la comunidad de vecinos, que en una Cumbre Europea aprueba la versión final de estas recomendaciones y anima a los Estados a aplicarlas, en especial a la hora de elaborar sus presupuestos.
Las ventajas del Semestre Europeo son múltiples: mejora la transparencia, tranquiliza a los mercados, permite el intercambio de buenas prácticas, identifica riesgos, evita efectos dómino y facilita la planificación de la política macroeconómica común. Y además establece un código de urbanidad económico para que todos los habitantes de la casa común europea podamos vivir, tranquilamente, como buenos vecinos.

  HEMEROTECA
  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO

Suplementos

 
 
  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LA OPINIÓN |  LOCALIZACIÓN     PUBLICIDAD:  TARIFAS |  CONTRATAR  
laopinion.es es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopinion.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 

  

Aviso legal
 
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya