PORTADA PDF
tribuna abierta

La injusticia y el desorden

 03:00  

XAVIER DOMÈNECH Fuerte con los débiles, débil con los fuertes. Unas 230 personas han recibido avisos de sanciones gubernamentales, de entre 300 y 6.000 euros, por participar en una concentración espontánea y, desde luego, no autorizada, el 17 de febrero en Valencia, día de manifestaciones, cargas policiales, cortes de calles y detenciones. Fueron sucesos importantes, al punto de ser llamados " primavera valenciana", con participantes muy jóvenes y con arranque en una protesta por los recortes en educación.
Ahora los jóvenes valencianos ya saben de qué va el asunto: si te recortan, te aguantas o escribes una carta al periódico, porqué salir a la calle pegando gritos y cortando el tráfico sale muy caro con el actual gobierno.
Supongo que tan inusual dureza tiene como verdadero propósito disuadir a los cientos de miles de españoles que cada día, tras conocer las últimas noticias, sienten grandes deseos de liar una gorda, muy gorda. Constituyen una legión que no para de crecer. Si todos los que tienen ganas salieran agriamente a la calle y a todos les multaran, el gobierno tal vez sacaría para el rescate de Bankia. Y si no, lo va a sacar de los impuestos y de los recortes, porque el truco de la deuda no ha colado en Frankfurt.
En el aniversario del 15-M, la policía andaba por las cercanías de la Puerta del Sol disolviendo grupos, con el argumento que juntarse más de veinte sin permiso es manifestación ilegal. No había oído tal cosa desde los albores de la transición. Pero parece que tenemos un ministro del Interior dispuesto a imponer el orden y a limitar los atascos de circulación a los creados por la propia autoridad de tránsito.
Mientras tanto, el Congreso no investigará a Bankia, el partido del gobierno obstaculiza comparecencias y un exdirectivo se puede llevar 14 millones. ¿Para cuándo las sanciones administrativas a los sujetos que se reunieron en mesas de madera noble para perpetrar la ruina de los accionistas y el pelotazo de los amigos? ¿Hay que dejar que la justa ira del pueblo sea canalizada en exclusiva por extremistas y populistas? Mal favor se hará con ello a la democracia.
El gobierno no quiere líos en estos momentos delicados: ni pisar callos poderosos que puedan crearle problemas cuando ya tiene bastantes, ni permitir algaradas en la vía pública, siempre tan proclives al contagio. Tal vez Rajoy prefiera la injusticia al desorden, como reza el tópico. Debe de pensar que España está largamente acostumbrada a ello, pero si es así, olvida la tendencia a los periódicos estallidos.

  HEMEROTECA
  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO

Suplementos

 
 
  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LA OPINIÓN |  LOCALIZACIÓN     PUBLICIDAD:  TARIFAS |  CONTRATAR  
laopinion.es es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopinion.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 

  

Aviso legal
 
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya