por peteneras

Las mentiras de la verdad

 02:20  

RAFAEL ALONSO SOLÍS En el libro primero de sus Apuntes de polemología, Sánchez Ferlosio señala la inutilidad de la batalla de Lepanto como prueba de la superioridad del Cristianismo sobre el Islám, e inicia así una sustanciosa discusión sobre el concepto de veracidad y su insoportable €la adición del adjetivo es mía€ dependencia religiosa. Tiene ello que ver con la previsible aprobación de un nuevo precepto para educar a la ciudadanía, en el que se nos liberará, según los autores de la norma, de perversas imposiciones ideológicas. Pocas cosas como la legislación educativa puede haber más necesitadas de consenso y precisar la construcción de un escenario laico, al margen del lenguaje interesado de los dioses. Pero ganar las elecciones equivale a ganar una batalla, lo que lleva aparejada la autoridad como trofeo y el poder como botín. No es casual que esta actitud refleje la influencia de la religión en la vida pública, especialmente en su pretensión de considerarse la única fuente de conocimiento verdadera por efecto de la revelación. Se trata, en esencia, de un concepto pre-fascista, de acuerdo con el cual toda alternativa que no haya sido dictada por la autoridad competente no solo constituye una vía equivocada, sino que muy probablemente haya sido inspirada por el maligno con la intención de confundirnos. En ese contexto, de poco sirve que se llame la atención del gobierno en el sentido de que sus decisiones de los viernes no habían sido anunciadas previamente, y que buena parte de ellas fueron antes negadas con la misma contundencia de que hizo gala Pedro, dicen que tres veces seguidas. Al fin y al cabo, ya avisó Mariano Rajoy, durante su inspirada campaña electoral, de que haría las cosas "que había que hacer", sin entrar en más detalles y en referencia explícita al carácter también revelado de su visión política, lo que haría innecesaria cualquier otra explicación o cualquier sometimiento a las veleidades del pensamiento. Lo cual que la calidad de las medidas que nos aplican cada semana no está en relación €ni falta que hace€ con otra cosa que con la autoridad de quien las propone, que sabe lo que hay que hacer y tiene lo que hay que tener. Todo ello encaja en un paisaje de acatamiento obligatorio, basado en el carácter inapelable de la verdad. No hay fórmula más sencilla para jactarse de la condición de liberal que definirse como tal, aunque la jactancia se produzca junto al olvido de la historia previa, el confinamiento de la memoria en el trastero y el desprecio por los argumentos ajenos. En cuanto al encaje, basta con ir ejecutando, de forma progresiva y con sonrisa de hiena satisfecha, las recetas contenidas en el programa oculto.

  HEMEROTECA
  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO

Suplementos

 
 
  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LA OPINIÓN |  LOCALIZACIÓN     PUBLICIDAD:  TARIFAS |  CONTRATAR  
laopinion.es es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopinion.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 

  

Aviso legal
 
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya