tribuna abierta

No han sido los mercados

 02:49  

XAVIER DOMÈNECH No fueron "los mercados" quienes decidieron que las cajas de ahorro se convirtieran en la bomba de aire que hinchaba la burbuja inmobiliaria del litoral levantino. No fueron "los mercados" quienes ordenaron apostar por parques de atracciones sin futuro. No fueron "los mercados" quienes mandaron invertir según decisiones políticas ligadas a intereses de los gobiernos y sus amigos, a ansias de poder o a estrategias de dominio territorial. No fueron "los mercados" quienes convirtieron los consejos de administración en campos de batalla donde se dirimían las guerras eternas entre facciones del partido gobernante en la comunidad de Madrid. No fueron "los mercados" quienes miraron hacia otro lado mientras las cajas aumentaban su exposición al ladrillo. No fueron "los mercados" quienes propiciaron una fusión de toxicidades que solo podía dar como resultado una toxicidad mayor. No fueron "los mercados" quienes pensaron que si se hacia un paquete venenoso lo bastante grande, nadie se atrevería a dejarlo caer, porque se habría convertido en "sistémico". No fueron "los mercados", ni Bruselas, ni el Fondo Monetario Internacional, ni Angela Merkel. La socialización de las pérdidas de Bankia es la última (por el momento) de una larga cadena de decisiones políticas, tomadas por políticos elegidos por los ciudadanos en la esperanza de que serían buenos y capaces. Los famosos mercados y las descalificadas agencias de calificación tienen su parte de culpa, al haberse dejado engañar por el brillo de lentejuelas del gran artefacto, pero las decisiones motrices tienen nombres y apellidos en los consejos de administración, en las presidencias y consejerías de los gobiernos regionales, en la jefatura y en los ministerios del ejecutivo central, y en la gobernación del Banco de España, también llamado "el regulador". Y tienen beneficiarios: todos aquellos que se enriquecieron durante los años locos y se apartaron a tiempo cuando los pies de barro del gigante empezaron a quebrarse. Van a tener también damnificados: se va a ir sabiendo en las próximas semanas. En alguna medida, vamos a ser todos: por el dinero que haya que poner a fondo perdido, o por el que haya que entretener temporalmente en lugar de dedicarse a menesteres sociales y económicos del todo necesarios. Por lo tanto, no recibamos nada de lo que se haga como un favor del poder a los ciudadanos, un esfuerzo por nuestra salvación: todo euro que se gaste en lo que ha de venir es un euro que se nos debe.

  HEMEROTECA
  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LA OPINIÓN |  LOCALIZACIÓN     PUBLICIDAD:  TARIFAS |  CONTRATAR  
laopinion.es es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopinion.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 

  

Aviso legal
 
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya