PORTADA PDF
editorial

El efecto dominó golpea a los canarios

 02:49  

El alud de recortes presupuestarios y de gastos, la pérdida de ayudas y becas, las subidas impositivas, las congelaciones salariales y la reforma laboral y financiera del Gobierno presidido por Mariano Rajoy han castigado doblemente a las Islas, ya que, a lo anterior, hay que añadir los ajustes del Ejecutivo de Paulino Rivero, que ha decidido subir impuestos, crear nuevas tasas, reducir salarios, adelgazar administraciones y, por tanto, apretar más aún el cinturón de los canarios.
Es el conocido como efecto dominó. La primera ficha la mueve Europa tras constatar que España, especialmente en el mandato socialista, ha alcanzado un nivel de déficit insostenible, provocado por el derroche, la alegría en el gasto y sobre todo, por la monstruosa configuración del Estado, con un Gobierno central y 17 comunidades autónomas que hacen insostenible el sistema. El Fondo Monetario Internacional, la Unión Europea, particularmente Alemania, el Banco Central Europeo y los inversores se echan las manos a la cabeza y exigen un control del déficit a corto y medio plazo que el nuevo Ejecutivo del PP debe aceptar. El resultado son los recortes presupuestarios, la merma de inversiones y ayudas, la subida de impuestos y las durísimas y necesarias reformas.
La siguiente ficha alcanza a las autonomías y muy especialmente a Canarias, aquejada de males endémicos, como la elevada tasa de desempleo, y con condiciones, como la lejanía y la fragmentación, que le hacen más frágil a la hora de activar la economía o de competir en la Unión Europea. Durante el mes de abril, el Gobierno de Canarias aprobó un paquete de medidas para afrontar los recortes impuestos por los Presupuestos Generales del Estado. Entre ellas, se incluyen cambios en las normas tributarias para un incremento de ingresos estimado en 250 millones de euros y otras disposiciones para ajustar gastos, con el objetivo de reducir el impacto sobre la prestación de los servicios públicos esenciales: sanidad, educación y servicios sociales. Este incremento de ingresos prevé obtenerse por un aumento de los tipos del IGIC, del Impuesto sobre combustibles y una reducción de deducciones en el IRPF y de bonificaciones en el Impuesto sobre Sucesiones. Igualmente se prevé el establecimiento de dos nuevos impuestos: el Impuesto sobre Depósitos a Entidades Financieras que abonarán bancos y cajas y el Impuesto a Grandes Superficies. En conjunto, se trata del mayor incremento de impuestos de la historia de nuestra autonomía, que, como es obvio, repercuten directamente en el bolsillo del contribuyente.
El Gobierno CC-PSC, forzado por la coyuntura, prepara además un anteproyecto de Ley de Medidas Administrativas y Fiscales que modifica diez tasas, reactiva dos y crea otras ocho. Algunas de ellas para recaudar y otras para revertir en el mantenimiento y mejora del medio ambiente, según aducen los responsables autonómicos.
Los cabildos y los ayuntamientos son las siguientes fichas en caer, ya que la congelación del fondo de financiación y la menor recaudación de tributos les obliga a reducir sus partidas presupuestarias, a aparcar proyectos y a dedicar los escasos millones de euros a atender a la población sin recursos, que es numerosa. No olvidemos que más de 115.000 familias tinerfeñas sobreviven sin percepción económica alguna, algo insostenible individualmente y también para las propias administraciones.
El dominó tumba su última ficha en el contribuyente que, de la noche a la mañana, se ve obligado a pagar más por casi todos los servicios para mantener un sistema que él no ha quebrado. La crisis, por tanto, la paga la ciudadanía con sus impuestos. Incluso la nefasta gestión de ciertas entidades financieras, que han derrochado durante años, que han animado un torrente de créditos y que han cortado el grifo en el peor momento económico del país y con una población que ha dejado de consumir por el desempleo y por la desconfianza.
El último informe de coyuntura de la patronal CEPE-Tenerife es claro al respecto: la economía canaria ha entrado técnicamente en recesión. El empeoramiento de las expectativas tanto de los contribuyentes como de los empresarios, del consumo y la inversión, así como la contracción del crédito, derivadas todas de las turbulencias financieras en la zona euro, han reducido las perspectivas de crecimiento. Canarias está en quiebra y los canarios han perdido el horizonte.

  HEMEROTECA
  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LA OPINIÓN |  LOCALIZACIÓN     PUBLICIDAD:  TARIFAS |  CONTRATAR  
laopinion.es es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopinion.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 

  

Aviso legal
 
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya