PORTADA PDF
cinta aislante

Entre No y Ojalá

 03:00  

JUAN CRUZ RUIZ El último jueves diluvió en Madrid a la hora en que los periodistas contaban, bajo el puente de Juan Bravo, la tempestad que padece el oficio.

Le había hecho una entrevista a un actor de cine y televisión, Ginés García Millán, que cuando era chico quería ser portero de fútbol, y que ahora es un apasionado barcelonista cuya grada preferida son los bares, donde se asombra de lo cruel que puede ser el gusto del aficionado porque pierda, hasta en los entrenamientos, el equipo contrario.

Pero, claro, no hablamos de eso únicamente; me contó, poco antes de que los periodistas explicaran el terrible estado en que está el empleo en este oficio amenazado, la terrible zozobra que viven el mundo el cine y la televisión (se salva el teatro, en Madrid, en Barcelona, y no se sabe hasta cuándo) en este tiempo de recortes universales.

El oficio de actor había alcanzado un enorme respiro al regresar a Televisión Española el gusto por el drama español, por el cine, por las series, que devolvieron a los actores al primer plano del interés del espectador. Ahora ese momento está haciendo crisis, y es evidente que vendrán tiempos peores que, como dice Rafael Sánchez Ferlosio, nos harán más ciegos.

Como todo no iba a ser bruma, me dijo que entre las ilusiones que guarda está la de juntar su pasión futbolística con su amor por el cine, y busca un texto que le permita hacer una gran película en la que el fútbol sea protagonista.

Con esa sensación de No y Ojalá que es al fin y al cabo la vida me fui a estar con los compañeros del oficio; en los dos últimos años se han quedado fuera del empleo cerca de siete mil periodistas en España; en el mundo la destrucción del oficio está conociendo etapas dantescas, aunque en la lejanía se vislumbra una ligera recuperación de los medios impresos, tan ligera que más parece la evidencia de una agonía que la certificación de una recuperación posible. Ojalá sea esto último.

Pero no es esa sola la preocupación que alienta en los abismos del oficio: cada vez está más amenazada la sustancia del periodismo, que es el ejercicio en libertad y en plenitud del oficio; los poderes públicos lo desprecian, los poderes políticos lo persiguen con saña en muchos países, y además está en riesgo de ser sepultado por la falta de recursos.

El oficio del periodismo está en un abismo, enfrentado a un No que no conoce Ojalá, decían allí, bajo la lluvia de la que nos resguardaba el puente de Juan Bravo, los que tomaron la palabra para celebrar, en medio de este clima incierto, el Día de la Libertad de Expresión.

Con esa sensación de No y de Ojalá me fui a ver a Alejo Stivel, el legendario creador de Tequila, que acaba de sacar al mercado de la música (que está también en el lado del No, como el libro, como el periodismo, como el cine) su último disco, este en solitario... Se titula Decíamos ayer; detrás de la frase de fray Luis, una recopilación de grandes temas, algunos suyos y otros de Serrat, de Spinetta, de Pablo Milanés, de Silvio Rodríguez… De Silvio Rodríguez incluye Stivel una hermosísima versión de Ojalá, y como Ojalá es la palabra que regalo a veces para levantar el ánimo, esta vez sentí que Alejo Stivel se la regalaba al oficio (al de la música, pero también al del periodismo, para que no fuera bruma y diluvio todo lo que nos toca...)

Seguí andando y fui al Rastro; en un paso de peatones me encontré con una directora de teatro que ha abierto una escuela para enseñar actuación en uno de los locales de ese barrio legendario de Madrid, y después me encontré a dos jóvenes actores canarios viendo la exposición de José-Miguel Ullán (poeta, pintor, un gran intelectual del exilio raro de la España de la posguerra, cuando España era No y no Ojalá) en la Casa Encendida. Son Soraya G. Del Rosario y Severiano García, almas y cuerpos de Delirium Teatro, finalistas de los Max, voluntariosos representantes del teatro de calidad en España.

Me hablaron del No en que está ahora la cultura de nuestra tierra, el cierre de toda posibilidad de seguir animando la vida creando. Les regalé la palabra Ojalá, pero no es suficiente, no es ni mucho menos suficiente. Hasta que los poderes públicos no se den cuenta de que el despilfarro es no invertir en educación y cultura la palabra Ojalá no servirá para nada, porque es mucho más poderosa y oscura la palabra No.

Ah, al final del día me encontré con un libro que acaba de salir. De Ramiro Pinilla, editado por Tusquets. La novela Años inolvidables. Sobre un futbolista del Athletic de Bilbao de la inmediata posguerra sobre el que se ceban las desgracias más terribles del oficio; después del Ojalá de su fichaje, el No de la vida. Pensé (y así se lo dije) que era el texto que estaba buscando Ginés García Millán.

  HEMEROTECA
  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LA OPINIÓN |  LOCALIZACIÓN     PUBLICIDAD:  TARIFAS |  CONTRATAR  
laopinion.es es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopinion.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 

  

Aviso legal
 
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya