EN DIRECTO:
periodismo histórico

600 dosis de LSD. ¡No!, 5.000...(y 2)

Al hilo del artículo precedente: ¿qué es el LSD? Es el ácido D-lisérgico obtenido, desde la misma antigüedad, del "ergot" o cornezuelo de centeno (en mal estado), utilizado por brujos, hechiceros o magos para curas o ceremonias por sus efectos alucinógenos

 

MIGUEL LEAL CRUZ Producía (y produce) distorsiones subjetivas de la realidad con percepción de imágenes (distancia y tamaño) que no existen realmente, pero apareciendo reales para quien lo ha ingerido. Los colores aparecen más vivos y los sonidos se perciben exageradamente, así como fuerte estímulo con sensación de poder aumentado... se le conoce como la droga del viaje. En ocasiones produce estados catatónicos, paranoicos y conducta suicida (u homicida), alteraciones del juicio, de la memoria y por último psicosis persistente, llamada "mal viaje" en el argot. En la rumorología de la historia, no oficial, se achacaba al abuso de "pan de centeno en mal estado" determinadas conductas de apasionado "acercamiento a Dios", con prolífica facilitad para crear poesía, escribir enormes libros de variopinto contenido, dentro de una excesiva, por poco normal, actividad física... Pensamos en Santa Teresa de Jesús, San Juan de La Cruz, entre otras figuras de la España pre- y renacentista, incluidos muchos de los conocidos como "flagelantes", comportamientos estos es digno de estudio...

¿Qué incidencias tuvo en el lugar la introducción de esta droga, muy de moda en aquellos momentos? Elemental... Comenzó a apreciarse en la ciudad una especie de "zombies" callejeros. Intervenciones policiales en lugares de consumo y traslado hasta la Comisaría o Cuartel de la Guardia Civil.

El caso que más recordamos es el de un tal Pupilo que ante el Inspector de Guardia se le indicó que se sentara en una silla colocada al efecto, alegando que allí no cabía él, que se sentía gigante. Apremiado por dos Policías a que lo hiciera dijo: "Ustedes son unos pigmeos con los que voy a acabar rápido....". El pobre fue eficazmente reducido y sentado para ser interrogado antes de ingresar en calabozos como era preceptivo.

Otro hecho fue el de varios afectados con LSD que tras fracturar la puerta de madera de unos puestos para venta de pescado sustrajeron un gran mero, y lejos de hacer uso comestible del mismo lo acuchillaron y arrojaron a la arena de una playa cercana (hoy desaparecida). Totalmente inservible para la venta fue hallado por su propietario al día siguiente; y otro caso fue el de un afectado que se arrojó (delante de una conocida sala de fiestas) a un platanal desde una altura de cuatro metros, diciendo: "me voy a dar un baño marino" No murió de milagro. Y no digamos aquellos que murieron, casi todos, en un despegue imaginado en el aeropuerto de Breña Alta, llamado Viejo, en un coche cuyo conductor aceleró al máximo y "aterrizó" en la carretera sita en la parte norte de la pista, después de haber volado 40 metros... Se comentó este hecho, en una conferencia sobre drogas, por el que escribe, en el Colegio San Antonio, sin nombrar a nadie... Si bien a la familia de los fallecidos no les gustó...

Evidentemente, son las reacciones psicomotrices descritas tras una sola dosis de la referida sustancia, mezclada con alcohol, como es conocido por profesionales de la medicina forense (y por la propia Policía), e incluso por el mismo José Manuel en detallada descripción empírica por el mismo, en el encuentro mencionado. Alguno de los anteriores, creemos recordar fue Pupilo, hábilmente interrogado manifestó haber adquirido dos o tres dosis al mismo. Inmediatamente se dispuso registro domiciliario, previa autorización judicial, con la detención de él mismo. Dio como resultado la recuperación de casi el total de las dosis de la citada droga (que aún mantenía en su poder).

Pasó a disposición judicial que dispuso el ingreso en prisión preventiva, pero aún como presunto autor de los hechos. Celebrado juicio con petición de reclusión mayor por el fiscal (qepd), llegó a cumplir condena próxima a siete años, muy superior si fuese conocida versión que da ahora José Manuel. Sin embargo, nos consta por datos profesionales que estos delitos abundan hoy más que nunca en todas nuestras islas con proveedores y "camellos" que burlan, no siempre, la vigilancia policial y judicial, siempre expectantes...

No obstante él mismo, con el que mantenemos sana amistad, es hoy un ciudadano ejemplar dedicado a lo que siempre fue su ocupación habitual: la artesanía artística del cuero que vende con éxito a turistas y otros. En la reciente conversación mantenida se aportan nuevos datos para el libro a editar, donde se corrobora lo expuesto.

Enlaces recomendados: Premios Cine