PDF
a-copla-miento

El retorno de Guanarteme

 02:26  

ELFIDIO ALONSO Han querido volver a las andadas, cuando creíamos que el asunto de los huesos de Guanarteme había quedado sepultado en el más justo de los olvidos. Sin embargo, cuando nadie lo esperaba, han reaparecido los que piensan que hay guanches buenos y malos. Los buenos serían aquellos que lucharon junto a los conquistadores, mientras los malos fueron los que se dejaron matar... O algo así.

Fue en los años sesenta del pasado siglo cuando se produjo una verdadera eclosión ósea con los restos de Tenesor Semidan, que es como se llamaba el Guanarteme de Gáldar antes de ser bautizado por los Reyes Católicos en Calatayud. Se decía que sus restos se encontraban sepultados en la ermita de San Cristóbal, sin que exista la menor prueba documental que lo respalde. Otros historiadores hablaron de una fosa común que estaría localizada bajo el asfalto de la calle de Calvo Sotelo, donde hoy se ha fabricado un aparcamiento subterráneo para coches.

A pesar de las incógnitas sobre la localización de los restos, la campaña histérica y fetichista que se desencadenó en Gran Canaria alcanzó cotas inimaginables, como la petición que se cursó a la Armada para que el crucero "Canarias" llevase los restos de una isla a otra, con el fin de erigir un santuario en Ansite, idea que lanzó Juan del Río Ayala desde su atalaya periodística.

Cuado se comenzó a escuchar la canción de Los Sabandeños (Columbia, CPS 9079, Madrid 1970), incluida en el primer volumen de la Antología del Folclore Canario, la desaforada campaña se encontraba en su grado más alto y caliente. No obstante es justo decir que la hilaridad que provocaron las sarcásticas e inocentonas coplas en los ambientes culturales de la vecina isla pudo demostrar que tan disparatada iniciativa no estaba apoyada ni menos fue secundada de forma unánime por los grancanarios. Así quedó demostrado tras los recitales ofrecidos por el grupo tinerfeño en el Pérez Galdós y en Gáldar.

Las coplas de la canción titulada Guanarteme decían así:

"Guanarteme, Guanarteme, / cuatro huesos enterrados, / y después de cinco siglos / te quieren poner sentado. / Fernando de Guanarteme, / ya te quieren traspasar, / pa mandarte con Gilberto, / con Martín y José Juan. / Fernando de Guanarteme, / te quieren desenterrar, / para enseñar tus canillas / en la otra capital. / Guanarteme, teme, teme, teme, teme, / Guanarteme teme, teme, teme ta, / ¿qué demonio tienes Guanarteme, tú, / que no sabe nadie donde coño estás?".

En los carnavales de 1969, aún llamados Fiestas de Invierno, Los Sabandeños se disfrazaron de Ejército de Salvación, pese a que Franco había decidido decretar el estado de excepción. La parranda lagunera cantaba por las calles de Santa Cruz la siguiente coplilla: "Si vas a Calatayud / pregunta por Guanarteme, / que es hijo de la Dolores / y en Las Palmas lo requieren". Es historia pura.

  HEMEROTECA
  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO

Suplementos

 
 
  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LA OPINIÓN |  LOCALIZACIÓN     PUBLICIDAD:  TARIFAS |  CONTRATAR  
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopinion.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.



Aviso legal
Otros medios del grupo
Diari de Girona | Diario de Ibiza | Diario de Mallorca | El Diari | Empordà | Faro de Vigo | Información | La Opinión A Coruña | La Opinión de Granada | La Opinión de Málaga | La Opinión de Murcia | La Opinión de Zamora | La Provincia | La Nueva España | Levante-EMV | Mallorca Zeitung | Regió 7 | Superdeporte | The Adelaide Review | 97.7 La Radio | Blog Mis-Recetas | Euroresidentes | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya