EN DIRECTO

Furia de asesinos

 02:52  

ÁNGELA MENA MUÑOZ A fecha de hoy, cuarenta y una mujeres han sido asesinadas en España como consecuencia de la violencia machista. Doce víctimas mortales más que en 2009, desde enero a julio, y seis más de las que fallecieron en idéntico período de 2008. Y, aunque es verdad que más de 5.100 maltratadores están cumpliendo condena en las cárceles de todo el país; y que más de 2.000 policías y un centenar de juzgados especializados combaten esta lacra, como ha revelado la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, en el Congreso, lo cierto es que la muerte violenta de estas cuarenta y una mujeres, arroja una cifra de todo punto intolerable para una sociedad democrática, cuyos componentes deseamos vivir en paz y en libertad.

He escrito recientemente que la sociedad se encuentra ante una gravísima tragedia que tenemos que afrontar con la máxima energía. Y, asimismo, he dejado escrito que otorgo, a los medios de comunicación, un papel absolutamente relevante en la lucha contra este imparable conteo de crímenes. ¿Por qué? Porque silenciar a las víctimas es apoyar a los asesinos. Y porque el silencio nos hace cómplices de los criminales.

Insisto: los medios de comunicación social, editores, directores, los periodistas, tanto mujeres como hombres, que se mueven por las redacciones de los diarios, agencias de noticias, radios o televisiones, tienen en sus manos la excepcional oportunidad de erigirse en protagonistas de una guerra sin cuartel contra los asesinos. Como trasmisores de noticias pero, principalmente, como forjadores de opinión, a ellos corresponde, más que a cualquier otro estamento social, liderar la batalla que la sociedad entera ha de ganar a la incontrolada furia de estos asesinos.

Los medios están obligados a visibilizar al máximo a los criminales que están desatando esta violencia de género, violencia machista o violencia masculina contra las mujeres. Los medios han de ganarle la partida a la violencia de género. Sería deseable que se impliquen más intensamente en resaltar que los asesinatos de estas mujeres constituyen un verdadero atentado contra la paz social, contra la democracia, contra la dignidad humana.

Los medios de comunicación españoles hacen bien su trabajo al exigir a los poderes públicos que aprueben nuevas medidas legislativas, penales y de protección de las víctimas. Pueden y deben exigir que se incrementen las dotaciones policiales y se eleve el número de juzgados que se ocupan de llevar los asuntos de la violencia de género. Es legítimo que soliciten mejor atención sanitaria para las víctimas del maltrato, fomenten la educación en los valores de la igualdad, ya desde las escuelas, y divulguen mensajes y abanderen causas que permitan el aislamiento de quienes recurren a la agresión, el insulto, las vejaciones o las amenazas contra las mujeres. Las mujeres no son sólo mujeres de esta sociedad, son seres humanos merecedores de un trato justo, absolutamente equiparable al de cualquier ciudadano de bien.

No es justo que las negativas influencias culturales de un patriarcado ejercido durante miles de años, siga consiguiendo, a día de hoy, que no se visibilicen las humillaciones y los sufrimientos de las mujeres, se les siga otorgando el rol del ama de casa sumisa, apegada a su marido y a su descendencia, o que se consientan actitudes contra las mujeres que repudiarían a cualquier ser humano digno. Los medios, digo, han de aplicar una tolerancia cero a los maltratadores, a los criminales, a los asesinos, que lo son.

Los medios tienen que contribuir con esta lucha explicando que la violencia machista no es un problema que afecte al ámbito privado de lo doméstico. Al contrario, deben resaltar el carácter público de esta lacra, resultante sin género de dudas de la brutal desigualdad existente entre mujeres y hombres incluso hoy, en la sociedad de nuestro tiempo. La igualdad real no existe todavía. Se reconoce en nuestra Carta Magna, pero no está aún asumida la lucha por cumplirla.

Recuerdo una frase entresacada textualmente de un informe de la ONU: "En todo el mundo se dan las condiciones para que los medios de comunicación puedan contribuir de manera decisiva al avance de las mujeres. Los medios de comunicación pueden hacer mucho para que la sociedad empiece a creer en las mujeres, a colocarse de su parte y a enfrentarse a la violencia masculina".

Apelo a que las y los periodistas se formen en el tratamiento de la violencia de género, se conduzcan profesionalmente en el marco de códigos éticos no discriminatorios hacia las mujeres y a que realcen los méritos que millones de mujeres acumulan en todo el mundo en la defensa y promoción de sociedades igualitarias y justas.

No quiero alargarme. Pero pediría, antes de terminar, que no se difundan excusas a favor de los asesinos. Que no se les disculpe ni un ápice. En uno de los recientes asesinatos escuché decir que el hombre que había matado a su pareja estaba sometido a una gran depresión por hallarse en paro. Así es que me pregunto ¿cuántas cientos de miles de mujeres están inscritas en las listas del desempleo y no por ello van por las calles, o por los pasillos de sus viviendas, asesinando a sus parejas masculinas? ¿Cuántos miles, cientos de miles de hombres, igualmente en paro, no se escudan en la falta de trabajo para justificar el asesinato de sus parejas?

Tres, eran tres las últimas mujeres de este angustioso conteo; tres las últimas víctimas llenas de vida, de ilusiones, de compromiso, seguro que de sufrimiento silencioso, de resignación, de dolor, de angustia. De una angustia íntima y de una incomprensión que les ha anulado como personas. Nunca acudieron a denunciar su situación, pero encontraron la muerte, a pesar de que nadie mata a la primera por una diferencia de criterios. Siempre se esconde algo más. Y la sociedad, lejos de esconderse, tiene que plantar cara a los criminales. Los medios de comunicación tienen una oportunidad de oro si ayudan todavía más a identificar, cercar y encerrar a los matones.

  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO

Suplementos

 
 
  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LA OPINIÓN |  LOCALIZACIÓN     PUBLICIDAD:  TARIFAS |  CONTRATAR  
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopinion.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.



Aviso legal
Otros medios del grupo
Diari de Girona | Diario de Ibiza | Diario de Mallorca | Empordà | Faro de Vigo | Información | La Opinión A Coruña | La Opinión de Málaga | La Opinión de Murcia | La Opinión de Zamora | La Provincia | La Nueva España | Levante-EMV | Mallorca Zeitung | Regió 7 | Superdeporte | The Adelaide Review | 97.7 La Radio | Blog Mis-Recetas | Euroresidentes | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya