PORTADA PDF
Ten con ten

Se nos marchó Olga Guillot

 01:11  

ELFIDIO ALONSO El mundo del bolero ha perdido una de las voces más famosas y cotizadas, que supo crear estilo y darle a la canción amorosa un atractivo singular. Algo que muy pocas intérpretes han conseguido, si exceptuamos a sus paisanas Elena Burke y Celia Cruz, junto a la azteca Toña "La Negra". Y paremos de contar, porque sobran dedos de una mano a la hora de recordar a los elegidos.

Se nos murió el pasado lunes en su casa de Miami, donde fuimos a visitarla en 1995, cuando le llevamos las primeras pruebas del CD de Los Sabandeños Bolero, editado y producido por Manzana. Olga nos grabó dos prodigiosas versiones de Vete de mí y Escándalo en los estudios de Emilio Stephan. Tras intercambiar el primer saludo, Olga trató de intimidarnos con un reproche que desmentimos de forma rotunda: le habían dicho desde España que también figuraba en nuestro disco "el comunista de Pablo Milanés"...

Lo negamos de forma categórica, porque quien había colaborado en Bolero había sido Silvio Rodríguez con su famoso Unicornio. Lo supo más tarde, cuando le enviamos el disco terminado. A pesar de su sabida fobia anticastrista, la Guillot acabó por reconocer que nuestro disco no buscaba escandalosos fines mediáticos, a través de un posible enfrentamiento entre los cantantes cubanos exiliados (ella y La Lupe) y los que se quedaron tras el estallido de la Revolución (Beny Moré) o habían nacido en Cuba casi de forma coetánea con la llegada de los Castro al poder (Silvio Rodríguez).

Así se lo hicimos ver unos años después, en Tenerife, cuando Olga nos visitó para intervenir en una de las ediciones del festival Santa Cruz, capital mundial del bolero, que se celebró en el Pabellón Municipal de Deportes de la capital tinerfeña. Aquella noche compartimos escenario y tuvimos ocasión de reanudar nuestra amistad al día siguiente del recital, a través de un almuerzo que celebramos en el mesón El Drago de nuestro amigo Carlos Gamonal, en el teguestero barrio del Socorro.

En aquella mañana de domingo tuvimos oportunidad de conocer a una artista de cuerpo entero. Y a una mujer preocupada por la situación en que se encontraba su país, que había abandonado en 1960, pocos meses después del estallido revolucionario. Porque Olga llevaba a Cuba en lo más hondo de su ser y expresaba a cada instante su fervoroso deseo de volver a la Isla algún día, cuando los cubanos fueran dueños de su destino y de su patria.

Además de Alberto Segura, nuestro productor de Manzana, y varios familiares, nos acompañó en el almuerzo Juan Manuel García Ramos, que, a la siguiente semana, publicó un artículo en el que recogió de forma fidedigna la presencia de Olga Guillot en Tenerife, con el siguiente título: "Yo quiero ser como Olga Guillot". Desde aquí, nuestro respeto y agradecimiento. Jamás la olvidaremos.

  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO

Suplementos

 
 
  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LA OPINIÓN |  LOCALIZACIÓN     PUBLICIDAD:  TARIFAS |  CONTRATAR  
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopinion.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.



Aviso legal
Otros medios del grupo
Diari de Girona | Diario de Ibiza | Diario de Mallorca | Empordà | Faro de Vigo | Información | La Opinión A Coruña | La Opinión de Málaga | La Opinión de Murcia | La Opinión de Zamora | La Provincia | La Nueva España | Levante-EMV | Mallorca Zeitung | Regió 7 | Superdeporte | The Adelaide Review | 97.7 La Radio | Blog Mis-Recetas | Euroresidentes | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya