Tribuna abierta

Peligro nuclear y otra reflexión: ¿ahora?

La economía de la superpotencia se derrumbará como castillo de naipes...

13.07.2010 | 14:17

En dos de la últimas tituladas "reflexiones" que firma el líder revolucionario cubano Fidel Castro, de 84 años, publicadas en Gramma y en Cubavisión internacional, entre otros medios de difusión, éste (o su colaborador, que en el argot periodístico se llama negro) aborda diversos aspectos de la controvertida política internacional, con Irán o Corea del Norte, de fondo, y a su manera. En la titulada Saber la verdad a tiempo, 28 junio pasado, el líder cubano termina: "Hay, sin embargo, cosas muy inciertas todavía, ¿podrán abstenerse las dos más poderosas potencias nucleares, Estados Unidos y Rusia, de emplear una contra la otra sus armas nucleares" Lo que no cabe la menor duda es que desde Europa, las armas nucleares de Gran Bretaña y Francia, aliadas a Estados Unidos e Israel –que impusieron con entusiasmo la resolución que inevitablemente desatará la guerra, y ésta, por las razones explicadas, de inmediato se volverá nuclear–, amenazan el territorio ruso, aunque el país al igual que China ha tratado de evitar en la medida de las fuerzas y las posibilidades de cada una de ellas. La economía de la superpotencia se derrumbará como castillo de naipes. La sociedad norteamericana es la menos preparada para soportar una catástrofe como la que el imperio ha creado en el propio territorio de donde partió. Ignoramos cuáles serán los efectos ambientales de las armas nucleares, que inevitablemente estallarán en varias partes de nuestro planeta, y que en la variante menos grave, se van a producir en abundancia". Textual.

Ya se ha dicho que el peligro de enfrentamiento atómico, en este mundo multi-polar (con fuerte competencia económica) y a través de previsible encuentro bélico que alcanzará tanto a potencias ya consolidadas, como a otras llamadas emergentes (con armamento atómico casi todas) constituye y conforma otra funesta "espada de Damocles". Tras interregno de aparente paz que seguía a la caída de la URSS y reunificación de Alemania, resurge con mayores posibilidades ahora. Es precisamente lo que se deduce de las referidas "reflexiones".
En otro momento, este que escribe decía que la situación mundial, ahora, visionada globalmente no pasa por buenos momentos: superpoblación, hambrunas, guerras civiles, enfermedades desconocidas por su virulencia, desestabilización económica y sus consecuencias, mayor desequilibrio social entre hemisferios..., a sumar la desertización.

El cambio climático, paralelo a la citada superpoblación en los países que fueron llamados "tercer mundo", entre otros factores coadyuvantes (el energético fósil, e incluso la disminución acuífera en todo el Orbe) ensombrecen aún más la situación.

A esto se suman las citadas economías en alza, tal vez por su peculiar fórmula socio-laboral, impensable en la UE o EU, que desestabiliza los mercados tradicionales y derivados; que también disponen del armamento de mayor disuasión desde mediados del pasado siglo: el atómico. Unos reconocidos, otros no, otros en expectativa de posesión.

En consecuencia, esta vieja preocupación bélica es claramente sensible para todo aquel que visione, a través de la prensa cotidiana o por vía satélite (en horas de madrugada para España) novísimas emisoras de Tv con alcance técnico internacional, e igualmente "encontradas" en sus líneas editoriales. Es obvio que en nada favorecen a que perdure la presumible paz que surgió en 1990 tras la reestructuración del llamado bloque comunista o Telón de Acero, con el virtual desmantelamiento del Pacto de Varsovia.

El mismo Fidel Castro, en octubre de 1962, conoce personalmente el peligro de enfrentamiento y sus previsibles consecuencias que él no quiso desbloquear. Llegó a considerar que Cuba sería destruida totalmente.

Por tanto, debemos confiar en Iglesia Cubana que ha llegado al máximo de protagonismo en este momento, por razones políticas, parece; y a pesar de injusta persecución de que fue objeto por parte de Fidel Castro desde 1959, que parece se olvida ahora, es la Institución universal más apropiada para mediar y así evitar el previsible enfrentamiento atómico, a que el líder cubano se refiere.
O en todo caso invocar a Dios para que nos coja confesados...

Enlaces recomendados: Premios Cine