EN DIRECTO
tribuna abierta

La joya de la corona (rusa)

Muchos países tienen dos grandes ciudades que se disputan la hegemonía del país

 13:28  

JESÚS PEDREIRA CALAMITA Suelen ser las más pobladas, pero no siempre. Generalmente una de ellas es la capital del país y la otra tiene la hegemonía económica, o cultural, o un rasgo que la distingue claramente del centro de poder político. Así, podríamos citar a Madrid y Barcelona, a Washington y Nueva York, a Roma y Milán, a Johannesburgo y Ciudad del Cabo, a Tokio y a Kyoto, a Pekín y Shanghai, a Brasilia y Río de Janeiro...

Un caso paradigmático es el de Rusia. Moscú y San Petersburgo se disputan la hegemonía del país desde que el zar Alejandro el Grande, grande en su visión política y estatura física –medía 2,04 metros–, intentó "europeizar" Rusia, al fundar San Petersburgo en 1703 y convertirla en nueva capital rusa, dando acceso al mar al Imperio Ruso y acercándola a la cultura de Europa Occidental. Fueron innumerables las construcciones de todo tipo que se realizaron en San Petersburgo –que adquiriría a lo largo de su historia los nombres de Petrogrado, y Leningrado hasta recuperar nuevamente su nombre original. Abarcan desde las propiamente arquitectónicas–, impulsadas más tarde por la Emperatriz Catalina la Grande, Palacios de Invierno (actual Museo de Ermitage) y de Verano, a hidráulicas hasta las geniales obras de ingeniería, donde mucho tuvo que ver el portuense Agustín de Bethencourt, enterrado en el Panteón de Hombres ilustres de dicha ciudad.

San Petersburgo, además, se convirtió en un icono cultural: salas de concierto, ballet y teatro. Famosos hijos de esta ciudad han sido el músico Chaikovsky –El lago de los cisnes–, Pushkin, quizás el mejor poeta ruso de todos los tiempos; y políticos como Vladimir Putin. Pues bien, en la lucha por la hegemonía rusa, al menos desde el punto de vista cultural, en la actualidad la figura impresionante de Valery Gergiev, el maestro de San Petersburgo, director del Teatro Mariinski joya de la corona rusa, una de las figuras más importantes y prominentes culturales rusas. Descrito como una fuerza de la naturaleza, por su manera intensa y visceral de dirigir, es el director de orquesta más importante y una de las cien personas más importantes del mundo según la revista Time. Todo inclina claramente la balanza cultural a favor de la ciudad fundada por Pedro el Grande.

San Petersburgo, no cabe duda, está muy por delante de Moscú, que no acaba de despegar con su otrora genial ballet Bolshoi, inmerso en estos últimos años en multitud de crisis –con numerosos nombramientos y ceses de directores que han impedido dar continuidad a su labor–, incluidas las económicas.

En 2003 se celebraron con toda fastuosidad los 300 años de su fundación. Pero, a pesar de no ser la capital política de Rusia, sí es la cultural, además de la turística. No en vano todos los cruceros que hacen su ruta por el Báltico tienen parada obligada en San Petersburgo, que en breve, además, inaugurará su nuevo puerto internacional.

Enlaces recomendados: Premios Cine