Con buena letra

Falsos mitos

06.01.2009 | 00:00

A Ernesto Guevara lo mataron en Bolivia, en una pequeña aldea llamada La Higuera. Sobre la Revolución Cubana, lo que se podría decir, es que no cabe duda de que el día en que desaparezca Fidel Castro, el comunismo seguirá existiendo, el régimen no se derrumbará. La Revolución cubana tiene el apoyo hoy en día, de una gran mayoría de los cubanos y cabe destacar que su historia, a nivel mundial y comparándola con otros países en los que ha regido el comunismo es muy joven, por lo que todavía y bajo una enorme protección le queda mucha historia. Pero, ¿es la figura de Fidel Castro irremplazable a día de hoy? Su hermano Raúl, mano derecha de Fidel, es de los pocos que queda, de aquellos que participaron en el asalto al Moncada, en el desembarco del Granma y en las diferentes etapas de la revolución, por tanto, cada vez van quedando menos estandartes capaces de asumir el poder. Evidentemente, algunos ministros que en la actualidad gobiernan en la isla, parece que tienen todas las papeletas para coger el bastón de mando, cuando todo acabe. ¿Lo permitirá Washington? ¿O será Obama el que cambie el curso de la historia cubana levantándole el embargo económico que los asedia desde hace más de cincuenta años?
¿Fue realmente Ernesto Che Guevara pieza clave en la revolución cubana? Muchos analistas políticos difieren de la verdadera tarea que desempeñó el Che y me llama poderosamente la atención la sinceridad con la que se expresa el ganador del I Premio de Ensayo Debate Casa de América, Juan José Sebrelli. Sebrelli opina, que El Che fue un líder egocéntrico negado para la política, que fue elevado a la categoría de mito impoluto tras su muerte y la gran diferencia entre ambos, Fidel Castro y Ernesto Guevara, es que el primero poseía las cualidades políticas para tomar el poder y el segundo consideraba toda transigencia como traición al ideal revolucionario. ¿Fue realmente el Che un charlatán, un simple guerrillero sin más afán que su propia gloria? ¿Qué hubiera pasado si no hubiera conocido a Fidel Castro en Méjico? Me postulo en esta idea, en la idea de que simplemente hubiera sido un buen médico y no me olvido de que fue, el propio Guevara, el artífice de los fusilamientos en masa tras aquellos interminables juicios sumarios cuyos procedimientos legales brillaban por su ausencia. Por ello cuando observo la imagen plasmada de la efigie del Che en camisetas que portan jóvenes orgullosos, sin saber quién es, denota una insatisfacción que tratan de llenar con falsos dioses encarnados. La historia está para leerla, conocerla y aprender de ella. No dejemos que los mitos superen a la propia historia.

Enlaces recomendados: Oscars | Los Goya
Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
La Opinión de Tenerife