Encajes

WC, interestelar

07.06.2008 | 00:00

En estos días nuestra vida de ciudadanos democráticos, que tenemos la fantasía de vivir en un mundo moderno, ha sido recompensada por la Ciencia con la reparación del único inodoro que existe en la Estación Espacial Internacional. Parece que se había atascado, pero podemos respirar alegres: la mierda internacional será vertida en un depósito a millones de kilómetros de nuestras cabezas sin riesgo de que nos llegue la peste. Lo de Internacional será una broma, pues no creo que Costa Rica, Colombia, Laos o Vietnam participen de semejante proyecto. La imagen de miles de mujeres del extrarradio de nuestro mundo rico, o sea el resto del planeta Tierra, lavando la ropa en el río a diario y haciendo fuego para cocinar lo que buenamente se pueda echar en el caldero, no se corresponde mucho con esta idea tan civilizada que tenemos del mundo. No creo que los ciudadanos de Darfour, Palestina o Chechenia puedan concentrarse en leer la noticia de la reparación del water estelar, mientras viven aterrorizados por la situación caótica en la que viven. Ahí es nada lo del water desconchado, comparado con la resolución de la FAO al cerrarse ayer su cumbre millonaria en Roma y paso a contarles que este organismo que se define a si mismo como que puede aconsejar sobre las políticas alimentarias y recomendar cambios en la agricultura de los países que sufren hambruna, ha decidido que ya no es el momento de hablar sobre el hambre ya que se cierne sobre ellos, los hambrientos, una catástrofe que matará a cien millones de personas por la falta de alimentos. Apesta, esta declaración, a política colonialista, emprendida por las Naciones Unidas al declarar el año pasado que las democracias podrán actuar sobre los regímenes políticos que dañen el medio ambiente, para lo cual están debatiendo la votación de una resolución, con los consabidos vetos, derechos y prerrogativas adquiridos por los países ricos sobre los pobres. Seguramente en Irak habrán recibido la noticia de la reparación del water galáctico con muchísima esperanza, ante las noticias que su propio gobierno emitía la semana pasada sobre su deuda con el Banco Mundial, por fin algo funciona en este mundo. Lo que seguirá sin funcionar será la luz eléctrica y el agua potable en Bagdad o Basora, pero seguro que después de arreglar el water que orbita alrededor de la Luna, se pasarán los técnicos para arreglarles alguna cosilla...
Por cierto, los habitantes de Congo, Gambia (sí, ese país tan aburrido sin mariquitas), Chad, Rwanda y Sudáfrica quieren saber cómo se usa el water lunar, ¿tendrá cisterna? ¿Papel higiénico? Los habitantes de Nicaragua, Perú y Bolivia se preguntan para cuando tendrán ellos un water como el de la Estación espacial...

Enlaces recomendados: Premios Cine