El sobrado

Lluvia de gatos en la UNED

07.06.2008 | 00:00

Nadie sospechaba lo que iba a pasar. Estábamos, el pasado lunes, en la Casa de Campo de Madrid a la espera. Unos estaban impacientes con los apuntes en las manos, otros caminaban por soltar los nervios previos al examen de junio de la UNED. Llegó la hora de la verdad y todos como hormigas bien organizadas entramos en el pabellón de convenciones para sentarnos en un pupitre como en los viejos tiempos. Se repartieron las preguntas y la tensión se podía cortar con un cuchillo. El silencio lo invadió todo. Al rato, oímos un gemido, luego era un ruido indefinido; más tarde, parecía el llanto de un niño y todos nos mirábamos perplejos y con los ojos como platos de postre. La bulla alcanzó el nombre de una pelea en toda regla, de un combate entre gatos. En el falso techo. Las carreras de dos felinos, que en este caso eran universitarias, terminaron por romper parte del techo para caer sobre los alumnos que hacían el examen. A partir de ahí se formó la marimorena. Los gatos salieron por patas y con rumbo desconocido. La concurrencia se calmó unos instantes ante tal lluvia de ficción, sólo unos instantes, hasta que surgió de nuevo el lío gatuno que aún sigue coleando por los pasillos de la UNED sin que ningún departamento haya aportado explicación empírica al suceso.

Enlaces recomendados: Premios Cine