Salir del zurrón

Terapia móvil

04.06.2008 | 01:01

Los canariones han inventado una terapia para dejar de fumar a través del teléfono móvil. La gran idea ha sido del Colegio Oficial de Psicólogos de Las Palmas de Gran Canaria, que la semana pasada presentó esta nueva fase de un programa de deshabituación tabáquica que han denominado AIRE. Según los psicólogos canariones, la terapia tiene una duración máxima de 35 días y se garantiza una efectividad del 80 por ciento (los que dejan de fumar). Somos un tanto escépticos ante esta nueva revolución de la psicología moderna que pretende renegar de Segismundo Freud para dejar nuestro subconsciente en manos de una multinacional de telefonía. Sin embargo, al psiquiatra alemán, que se equivocó al formular el famoso Complejo de Edipo (lean el mito: Edipo no sabía, cuando se casó, que Yocasta era su madre), le hubiera gustado mucho esto de las terapias telefónicas y se hubiera gastado un pastón llamando a las señoritas reales de las páginas de contactos. Segismundo achacaba todos los problemas del ser humano a su inconsciente (al de los seres humanos) y a una represión sexual de tres palmos de narices. No estamos muy de acuerdo con el psiquiatra austriaco, pero nos cae bien el sujeto porque utilizó mucho la mitología griega para formular sus desquicios: no sólo desarrolló el citado Complejo de Edipo, sino que también dijo que la mente está gobernada por dos pulsiones o energías antagónicas a las que bautizó con el nombre de dos divinidades menores de los griegos, Eros y Tánatos, Sexo y Muerte. Volviendo a los canariones, que siempre han ido por delante (o por detrás, según se entienda) en esto de las terapias sexuales, creemos que, en el fondo, esto del Programa AIRE no esconde más que otro negocio del siglo, porque no queda claro si los psicólogos van a ponerse en contacto con los pacientes a través de una llamada normal o a cobro revertido (la factura del mes puede ser de clínica privada, de las buenas). Otra cosa en la que no han caído los fumadores es en el posible quid pro quo que puede originar la terapia de marras: dejas de fumar, pero te enganchamos al móvil. Por lo cual, no sabemos qué será peor: que las perras se las lleven las tabaqueras o Telefónica. Según los del AIRE, los pacientes podrán elegir el sexo y la edad del terapeuta que los atienda por teléfono, pero no sé yo si la Angelina Jolie estará disponible (no soy fumador, pero por sentir a la actriz americana susurrándome al oído soy capaz de pagar el tratamiento completo). En fin, que la terapia garantiza un 80 por ciento de efectividad, pero lo que no está claro es que va a pasar con el otro 20 por ciento, que va a quedarse con los pulmones desahuciados y con una factura de teléfono como para presentársela a San Pedro el día del juicio final.
chm00000@teleline.es

Enlaces recomendados: Premios Cine