Usain Bolt no afloja

El jamaicano gana con comodidad su serie de los 100 metros en su debut en el estadio. Christoph Harting sucede a su hermano Robert en lanzamiento de disco

14.08.2016 | 01:22

El estadio Olímpico de Río lució ayer su mejor entrada para contemplar la primera escaramuza del gran ídolo del atletismo mundial, el jamaicano Usain Bolt, que recibió las aclamaciones del público en su paso fugaz (10.07 segundos) por la pista azul en las series de 100 metros.

Partió por el sexto carril en la séptima serie, la penúltima, se mesó la cara cuando su imagen apareció en pantalla entre el clamor popular, reclamó silencio a la grada, se santiguó dos veces en los tacos de salida, se trastabilló en los primeros pasos y sólo tardó unos metros en ponerse en cabeza para vencer en 10.07.

En la primera de sus presumibles siete intervenciones (tres en 100, otras tres en 200 y en la final de 4x100), Bolt ha sentado las bases del espectáculo que llegará a su culmen en la final del hectómetro.

Bolt vivió una tranquila entrada en acción, en la séptima y penúltima serie. Tuvo tiempo, por tanto, de contemplar, mirando de reojo el monitor de televisión en la cámara de llamadas, las evoluciones de casi todos sus rivales.

Paseando lentamente por el reducto donde coinciden todos los contendientes antes de salir a pista, Bolt miraba a un lado y a otro, y sus adversarios bajaban la vista, tal vez involuntariamente, cuando el macho Alfa les enfilaba.

El estadounidense Justin Gatlin, subcampeón en Londres 2012 y autor de los dos mejores cronos de este año (9.80 y 9.83), ganó la segunda carrera con un tiempo inexpresivo para su rango (10.01), y su joven compatriota Trayvon Bromell, segundo de la lista mundial con 9.84, fue segundo en la quinta con 10.13. Johan Blake, el jamaicano que heredó en Daegu 2011 el título mundial tras la descalificación de Bolt por salida falsa, dominó la sexta serie con 10.11, y fue entonces cuando irrumpió en la pista el rey del esprint, aclamado como en un circo.

El único susto fue para el francés Jimmy Vicaut, tercero del ránking con 9.86, que hizo una pésima salida en la cuarta serie y terminó cuarto con 10.19. Se clasificó por una sola centésima para las semifinales. Hoy, a las 21.00 (01:00 horas de la madrugada en Canarias), los grandes pesos del esprint corto regresarán a la pista para dirimir ocho plazas de finalista. Hora y media después estallará la gran batalla olímpica por la corona de 100 metros.

Hermano menor

Un postrer lanzamiento de 68,37 metros proclamó campeón olímpico de disco al alemán Christoph Harting, que sucede a su hermano Robert en el lugar de honor de un podio que cambió de manos en los últimos lanzamientos. El polaco Piotr Malachowski, exbombero y vigilante de discoteca, además de actual campeón del mundo, se las prometía felices en la última ronda de la final olímpica con su marca dominadora de 67,55 metros, pero ahí surgió la garra competitiva de la familia Harting para arrebatarle la medalla de oro.

Robert Harting, hermano mayor de Christoph y campeón olímpico en Londres 2012, había caído eliminado el viernes en la ronda de clasificación, víctima de un círculo resbaladizo por la lluvia. Fue una final con bajas de postín. Robert, defensor del título, y el iraní Ehsan Hadadi, subcampeón en Londres, habían quedado fuera junto a otros ilustres como el polaco Robert Urbanek, bronce en Pekín 2008. Pero Christoph, de 28 años -tres menor que Robert, aunque más alto- defendió con ímpetu el honor familiar. Daniel Jasinski redondeó el éxito germano al colgarse el bronce.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine