02 de enero de 2017
02.01.2017

"Desayuno y ceno con mi familia; la conciliación debe ser posible"

02.01.2017 | 01:08
"Desayuno y ceno con mi familia; la conciliación debe ser posible"

Mariano Rajoy despidió 2016, un año que admite "complicado", en la ciudad de Pontevedra entre familiares y amigos, y encara el nuevo ejercicio con optimismo.

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, propone conciliar y que la jornada laboral termine a las seis de la tarde. ¿Concilia el presidente?

Yo me ordeno bien. Todos los días desayuno y ceno con mi familia. Me levanto a las siete de la mañana para hacer deporte, a las ocho desayuno con mi mujer y mis hijos, y a las ocho y media estoy en el despacho. Como muy tarde, a las nueve de la noche estoy de vuelta en casa y ceno con mi familia. De diez menos cuarto a once menos cuarto leo alguna novela y luego me voy a dormir. Es mi rutina. Pero nada de lo que yo hago se puede generalizar por la responsabilidad que tengo.

¿Será posible conciliar en España?

Tendría que ser posible. El problema de España es cultural. Les propones cenar a las siete de la tarde y te miran con cara rara, cuando en países europeos cenan a esa hora hasta en verano. Es necesario que la gente esté de vuelta en su casa del trabajo antes. Eso sí, la comida tiene que ser cortita y no prolongarse demasiado. No es fácil y no puede imponerse. Pero debe poder hacerse.

¿2016 fue un año difícil?

La última parte fue un poco mejor. Cuando ya se tienen 61 años, hay que cumplir siempre, pero a poca velocidad. Es cierto que he pasado un año complicado. A mí nadie puede negarme que desde el minuto uno aporté una solución: una coalición PP-PSOE-C's. Era una solución razonable y la más democrática. Al final, no fue posible. Gobierno en minoría, pero si todos actuamos con inteligencia, una situación difícil puede convertirse en positiva. Ése es el reto. No es fácil.

Dicen de usted que es un maestro en el manejo de los tiempos políticos. De ahí que repita en la presidencia del Gobierno. ¿Lo es?

No. Lo que hice fue aplicar el sentido común. No fui a la investidura la primera vez porque sabía que era imposible ganarla y evidentemente no voté una coalición PSOE-C's porque no había alguna razón para ello. Yo había ganado las elecciones con claridad. Hubo comicios otra vez y salí reforzado ,y el resto no subió. Y aquí estamos.

Cameron, Renzi, Hollande o Passos Coelho se han quedado por el camino y usted resiste...

Cada país es diferente. No se puede comparar.

¿Tiene piel de elefante como dijo de usted Angela Merkel?

A uno no le queda más remedio. El PP fue el partido más votado, y mi obligación era defender a mis votantes y un resultado democrático. Yo propuse una coalición a tres, porque nos hubiese permitido impulsar cuatro o cinco reformas por consenso y por mucho tiempo. Ahora hay que intentarlo, pero es más difícil porque no hay compromiso. Solo tengo un acuerdo con C's y Coalición Canaria. ¡Si pudiera pactar la educación, las pensiones y la financiación autonómica y un par de asuntos más! La única forma de alcanzar estos pactos es cuando no hay mayorías absolutas. Si tienes mayoría absoluta, todos te van a votar en contra.

¿Cómo desconecta estos días en Sanxenxo de las tensiones del cargo?

Con largas caminatas, que no perdono ni el primer día del año nuevo, quedando a comer con los amigos, estando con mi familia y leyendo novelas.

¿Qué está leyendo?

Acabo de leer Patria, de Fernando Aramburu. Es buenísima. Merece la pena leerla. Creo que refleja muy bien cómo se vivió el conflicto vasco. Su impacto en las relaciones personales y familiares. Antes leí Todo esto te daré, la última novela de Dolores Redondo. Está ambientada en la Ribeira Sacra, Chantada, Monforte, ... Está bien escrita y es entretenida. De la misma autora ya había leído la Trilogía de Baztán, que también me gustó.

¿No está enganchado a ninguna serie de televisión?

Veo muy poca televisión o cine. Por las noches, para desconectar, leo sobre una hora, pero no tengo tiempo para ver la televisión.

¿Sus caminatas por la Ruta da Pedra e da Auga ya son habituales?

Para mí es una manera de hacer ejercicio y oxigenar la mente. La alternativa sería quedarme en casa, sentado. Son casi dos horas de ejercicio en un paisaje muy bello. Hago esta ruta desde el verano de 2010. La verdad es que coincido siempre con la misma gente. Los tengo fichados. Hay un hombre mayor que hace la ruta corriendo, en bici, y un grupo, que cuando termina se va al bar y se piden un plato de huevos fritos con patatas y chorizo que impresiona. ¡Peor sería si se comen el plato y no se hubiesen pegado la caminata!

El 28 de diciembre se cumplieron 20 años de su matrimonio con Elvira Fernández. ¿Hubo celebración?

Ese día yo estaba en Madrid y ella y mis hijos ya estaban en Galicia. Algo especial haremos. ¡Que vengan otros 20 años como mínimo! Todo lo demás es opinable, pero esto no. Como mínimo, otros 20 años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine