ÚLTIMA HORA
Elecciones municipales

Gobernar en minoría: Los primeros reveses de los nuevos gobiernos

Dos meses después del 24M, muchos acumulan las derrotas por la unión de los grupos de la oposición

26.07.2015 | 12:00

Dos meses después de las elecciones de mayo, los gobiernos locales y autonómicos surgidos de las urnas comienzan a sufrir los problemas de gobernar en minoría y ya acumulan las primeras derrotas por la unión de los grupos de la oposición.

De ese modo, el Ayuntamiento de Madrid tendrá que iniciar el proceso para bajar el IBI en contra de la opinión del gobierno de Ahora Madrid y el PP de Murcia se ha visto obligado a apoyar una reforma electoral que no le gusta pero que iba a salir adelante en cualquier caso.

En el caso de la ley electoral murciana, se trata de una ambiciosa reforma presentada por Ciudadanos a partir de un texto consensuado con PSOE y Podemos a la que el PP se había opuesto durante toda la tramitación aunque finalmente votó a favor.

La rebaja del IBI en Madrid parte de una propuesta del portavoz socialista, Antonio Miguel Carmona, apoyada por el PP y Ciudadanos y que el gobierno municipal se ha comprometido a acatar.

Esos son dos de los últimos contratiempos que han sufrido los nuevos gobiernos, pero no los únicos. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, no pudo aprobar una rebaja de los sueldos de los concejales porque fue derrotada por el resto de partidos que no consideraban adecuada esa medida.

Los grupos de la oposición en el Consistorio barcelonés, donde Colau (Barcelona en Comú) gobierna con una minoría de 11 concejales de los 41 totales, también forzaron la convocatoria de un pleno para discutir la candidatura de la ciudad a los JJOO de invierno que la nueva alcaldesa no considera una prioridad y quiere dejar a los ayuntamientos del Pirineo.

Al alcalde de Cádiz, José María González Santos, Kichi, la oposición le tumbó un primer intento de adoptar medidas de ahorro en los gastos de los políticos del consistorio, pues no vieron con buenos ojos que lo intentara aprobar sin diálogo previo.

En una segunda tentativa, Kichi consiguió el apoyo del PSOE y de Ganar Cádiz y el pleno aprobó finalmente un ahorro de 300.000 euros, cien mil menos de los que en un principio.

Menos suerte tuvo el gobierno municipal de Oviedo, que perdió una votación sobre las asignaciones económicas de los grupos municipales y la dedicación y retribución de los concejales porque IU decidió votar con el PP y Ciudadanos y no con sus socios de PSOE y Somos.

También ha descubierto ya que la legislatura no va a ser un camino de rosas la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes.

La Asamblea de Madrid ha aprobado esta semana dos proposiciones no de ley contrarias a sus planteamientos: una del PSOE para pedir una reducción urgente de las tasas universitarias, de Educación Infantil y Formación Profesional y otra de Podemos para instar al Gobierno regional a retrasar el desarrollo de la Lomce.

Y en A Coruña el primer desencuentro se dio en el primer pleno de organización el pasado 11 de julio, cuando el PSOE, que facilitó la investidura del alcalde de la Marea Atlántica, Xulio Ferreiro, votó con el PP en contra de la propuesta de organización municipal realizada por el gobierno de la Marea.

También en ese caso Ferreiro consiguió aprobar la organización municipal en un segundo pleno, en su caso por unanimidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine