Incendios en Galicia

´Diez minutos más y no consigo salir de casa´

La amenaza del fuego acercándose a sus viviendas obligó a cientos de vecinos de las zonas desvastadas a colaborar

28.08.2013 | 08:46
Afectados por el fuego.
Afectados por el fuego.

En vela y pertrechados con mangueras, cubos de agua, ramas o cualquier otra cosa que les permitiese contener el avance de las llamas. Así pasaron la madrugada del martes los vecinos de Loureza, en Oia, y de varios núcleos de población de O Rosal, obligados a echarse a la calle para defender sus viviendas, de las que más de 200 personas fueron desalojadas.

Trabajaron pese al miedo codo con codo con los brigadistas, haciendo de tripas corazón y dejando para más tarde los calificativos de "pesadilla", "infierno" o "catástrofe" que pronunciaban ya por la mañana, tras haber robado demasiadas horas al sueño.

La angustia de los habitantes de Loureza comenzó alrededor de las siete de la tarde del lunes, cuando divisaron las primeras llamas en el alto de A Magdalena. Así lo recordaba ayer Amelia, propietaria de una de las casas más próximas al foco inicial del incendio y una de las primeras en verse cercadas por las llamas.

"El fuego empezó en A Pedrada, en el alto de A Magdalena, y fue bajando por la ladera de la montaña. Nosotras lo veíamos y parecía poca cosa. Pero en cuanto se acercó un poco empezó a coger velocidad y se hizo enorme. Ahí fue cuando llegaron vecinos para ayudarme a apagarlo", recordó la mujer.

A pesar de sus esfuerzos no pudieron evitar el avance de las llamas que acabaron propagándose alrededor de la vivienda. "Lo peor fue el viento, que levantó toda la hojarasca de pino encendida y fue a caer detrás de casa. Cuando ese fuego prendió nos vimos rodeadas por el humo y nos asustamos mucho. Al final nos marchamos por puro miedo, no teníamos más opción", comentaba Amelia.

Entre restos todavía humeantes, Amelia consiguió volver por la mañana a su casa y comprobar, con alegría, cómo el fuego había dejado intacta su vivienda.

Vecina de Amelia, en el momento en el que se declaró el incendio Benita disfrutaba de una jornada al aire libre con su familia en Santa Comba, barrio próximo a Loureza que también fue pasto de las llamas. Allí advirtió el fuego cerca de su casa: "Estábamos en el río y vimos cómo empezaba a arder el monte. Cuando llegamos ya estaba por toda la ladera y hacía un ruido espantoso, daba auténtico pánico", afirmó Benita.

Al igual que ella, muchos vecinos también destacan el sonido del fuego como uno de los factores más impactantes del incendio. "Sonaba como el mar cuando está bravo, pero mil veces más fuerte", contó Encarna, una vecina de Avecedo. Para otros, sin embargo, lo más impactante fue la velocidad con la que se propagaban las llamas.

"Estaba ardiendo aquí al lado que era una locura y, sin saber cómo, empezó a arder un par de kilómetros más allá. Fue una cosa tan rápida que no conseguíamos explicarnos cómo saltaba el fuego de un sitio a otro, y mira que desde aquí se ve todo el monte", declaró Benita.

Tanto para ella como para el resto de sus vecinos lo principal ahora mismo es restablecer el suministro de agua en la zona. "No tenemos porque ardieron las cañerías. Estoy con el agua que viene del monte intentando mojar todo un poco con el único cubo que me queda. Todos los demás están en las casas de los vecinos", contó.

A Victorino Domínguez, vecino de Barrionovo (Loureza), también le tocó remangarse y ayudar a las brigadas de extinción durante la madrugada. "Desde las diez de la noche esto era espantoso", recordaba horas más tarde, mientras señalaba una zona de monte arrasada a apenas 20 metros de su casa. "Aquí nunca habíamos visto nada igual desde hace cuarenta años", apuntó, haciendo memoria de un incendio que, según recordaba ayer el presidente de la Asociación de Gandeiros de Cabalos de A Groba, Modesto Domínguez, arrasó la zona desde Chan da Lagoa, en Baiona, hasta A Guarda a finales de los años setenta.

A Victorino no le cabe duda: "El que hizo esto sabía bien lo que estaba haciendo y el mal que iba a provocar". Comparte con otros muchos afectados la idea de que el incendio fue intencionado, una posibilidad que parecían confirmar ayer las palabras de la conselleira de Medio Rural, Rosa Quintana, que se declaró "poco partícipe a creer en casualidades" y recordó que el incendio comenzó a última hora de la tarde, con fuerte viento y en una zona de fuerte pendiente hacia los núcleos de población.

La catástrofe se propagó con rapidez a causa del fuerte viento del nordés que sopló de madrugada y alcanzó las primeras viviendas de O Rosal en torno a las tres de la madrugada.

En O Picón, donde continuó arrasándolo todo a su paso, para Javier Cuntín resultó providencial el aviso de un vecino: "En casa estábamos todos durmiendo. Diez minutos más y no conseguiría salir. Me hubiera quedado encerrado", relató.

En su rostro se podía adivinar aún por la mañana la huella del cansancio tras una noche como la vivida. "Al salir de casa nos fuimos a intentar ayudar a otros vecinos, pero a eso de las cinco nos tuvimos que marchar porque era insoportable. Tengo hijos y aquí ni se podía respirar", añadió Javier.

Tal era la situación en el valle de O Rosal, que tuvo que meter a su familia en el coche y conducir hasta la cercana localidad de A Guarda, donde descansó con su familia dentro del automóbil. No duró mucho ese descanso, ya que una hora y media más tarde decidió volver a su casa.

"Sobre las 7 y algo de la mañana volvimos porque en el fondo estaba intranquilo, pero hasta las 10 y media no nos dejaron subir", dijo Javier, que destacó la magnitud alcanzada por el fuego durante la noche como lo más impactante de la jornada. "Las llamas medían por lo menos unos 25 o 30 metros y claro, al ser de noche, el impacto visual es increíble. Impresiona muchísimo y con toda esa luz y ese calor te agobias, te sientes rodeado, como si no pudieras escapar", añadió.

Un día después de la tragedia, Javier conseguía extraer dos conclusiones. "Lo bueno es que se demostró que aquí, por lo menos, tenemos buenos vecinos. Todos nos llevamos bien y la prueba es que nos avisamos rapidamente y nos ayudamos entre todos", afirmó. "Ahora lo malo es cómo va a quedar el río. En esta zona, y a lo mejor me quedo corto, un 15% de la población vive de la pesca de la lamprea. Para ellos lo peor viene ahora", agregó.

El mismo clima de tensión, confusión e incertidumbre se vivió en la zona de O Carqueixal, en Couselo. En este barrio próximo al casco urbano de O Rosal, Julio Campos y su familia se lanzaron a combatir el fuego que rodeaba su vivienda desde las cinco de la madrugada. "Un cambio en la dirección del viento nos salvó. El susto fue importante y seguimos con miedo a que las cenizas puedan reavivarse", apuntaba ayer por la mañana.

Agotados, recelosos y aún inquietos ante cualquier posible nuevo brote de fuego en las zonas ya quemadas. Los afectados esperan ahora volver a la normalidad cuanto, aunque les cueste levantarse rodeados de madera quemada y cenizas.

Nacional

Moussa Oukabir, Mohamed Hychami, el imán de Ripoll y Said Aalla.
Quiénes eran los integrantes de la célula yihadista

Quiénes eran los integrantes de la célula yihadista

Estaba formada por al menos doce terroristas, de los cuales cinco fueron abatidos por la policía...

Los Mossos confirman que el imán murió en Alcanar

Los Mossos confirman que el imán murió en Alcanar

Creen que Abdelbaki Es Satty fue clave en la radicalización de los otros integrantes de la célula...

La plantilla de Eulen estudia convocar otra huelga

El asesor del comité, Juan Carlos Giménez,dice que quieren protestar por "las sanciones y despidos"

Santamaría se reúne con los cónsules de los países con víctimas de atentados

En el encuentro, han estado presentes 22 cónsules de países que aun tienen heridos ingresados

El Gobierno realizará un informe sobre qué se hace bien y mal frente al terrorismo

El Gobierno realizará un informe sobre qué se hace bien y mal frente al terrorismo

El texto debe servir para estudiar la coordinación entre los cuerpos policiales, incluida la...

Un cura dice que Colau es culpable de los ataques

El párroco ha afirmado que "tener desprotegidos" ciertos sitios es "colaborar con el crimen"

Enlaces recomendados: Premios Cine