Vacaciones

Rajoy: ´Estoy en forma, aunque digan lo contrario´

El presidente del Gobierno inició sus vacaciones en Galicia con una ruta de seis kilómetros "en 43 minutos"

12.08.2013 | 09:02
Rajoy, de paseo en Pontevedra.

Mariano Rajoy se levantó temprano en su primer día completo de vacaciones en Galicia. Eran apenas las ocho y media de la mañana cuando empezó a recorrer a buen paso la Ruta da Pedra e da Auga, un sendero que discurre por los municipios de Ribadumia y Meis (Pontevedra), próximo a la casa de turismo rural a la que el presidente del Gobierno llegó el sábado por la tarde para iniciar sus vacaciones.

Vestido para la ocasión, con polo azul oscuro, pantalones cortos beige y zapatillas deportivas, Rajoy hizo el camino en compañía de su amigo José Benito Suárez, marido de la ministra de Fomento, Ana Pastor, y presidente de la Autoridad Portuaria de Marín. Junto a ellos iba un buen número de agentes vestidos de paisano.

La ruta, que tiene seis kilómetros y una dificultad media-baja, fue completada por el presidente del Gobierno español, según desveló, "en 43 minutos". Al final del camino y antes de sentarse a tomar un café en la terraza del bar Comercio, a la entrada del monasterio de Armenteira, declaró satisfecho al diario Faro de Vigo: "Es una ruta muy bonita y exigente. Lo que ocurre es que de año en año la hago en menos tiempo. Eso significa que estoy en forma, aunque algunos digan lo contrario".

Rajoy presume de su buen estado físico en plena polémica por el 'escándalo Bárcenas' y todavía pendiente de la crisis diplomática con Reino Unido, a cuenta del peñón de Gibraltar. El líder del PP sabe, como ya dijo en alguna ocasión, que "hay que hacer ejercicio, que también es bueno para la cabeza".

El inquilino de la Moncloa se conoce al dedillo la Ruta da Pedra e da Auga. La primera vez que la hizo en 2010 tardó algo más de una hora y hace dos años, cuando aún era candidato a presidente, se iba por las mañanas con su mujer, Elvira Fernández Balboa, a caminar por este sendero. Su esposa ya presumía entonces de que costaba seguirle el paso, pero era una de las pocas oportunidades que tenía de estar más tiempo con él.

Andar, leer y pescar

El presidente pasa las vacaciones con su esposa y sus dos hijos en una casa de turismo rural de tres habitaciones con baño en Ribadumia, que en temporada alta cuesta 270 euros a la semana. Ayer, confesaba que sus planes para estos días son "andar, leer y pescar".

"Este año acabé cansado. No haré mucha vida social y me moveré sobre todo por aquí", afirmó. "Iré a andar, leeré y, si puedo, saldré algún día a pescar a la ría de Arousa o a la de Pontevedra".

Antes de recalar en Ribadumia, Rajoy disfrutó parte de su descanso estival en el parque nacional de Doñana, donde goza de la máxima privacidad. Pero también ha querido pasar unos días en su tierra, buscando tranquilidad. Por eso ha apostado por la localidad pontevedresa y no por su apartamento en primera línea de playa en Sanxenxo. También por la necesidad de descansar, aseguró que ha renunciado a hacer vida social. En veranos pasados era un asiduo a la plaza de toros de Pontevedra y al baile de gala en el Liceo Casino, en la misma ciudad.

El jefe del Ejecutivo central también hacía escapadas matutinas a la playa de A Lanzada, acompañado de su mujer. Quizás este año se le vuelva a ver por el arenal, en el que confiesa haber pasado "todas las vacaciones" de su vida.

Enlaces recomendados: Premios Cine