PSOE

Rubalcaba coge oxígeno

El líder socialista se mueve con optimismo tres meses después de su designación como secretario general

 12:09  
Alfredo Pérez Rubalcaba.
Alfredo Pérez Rubalcaba. EFE

EFE / MADRID Cuando el pasado 4 de febrero Alfredo Pérez Rubalcaba superó por un puñado de votos a Carme Chacón en la disputa por la secretaría general del PSOE, el escenario al que se enfrentaba no parecía precisamente idílico. Cien días después, el líder socialista ha cogido oxígeno.

El desgaste del Gobierno por las medidas de ajuste, los buenos resultados electorales en Andalucía y Asturias, e incluso otras elecciones, las francesas, han contribuido a llevar a los socialistas a un estado de optimismo impensable hace tres meses.

Tanto es así que los socialistas están convencidos de que en este periodo han recortado hasta un 40 por ciento la distancia con el PP, hasta reducirla a 8,8 puntos, de manera que si hoy se convocaran elecciones el Partido Popular no obtendría mayoría absoluta.

Los datos del CIS refrendan esa reducción de la ventaja, aunque en términos más moderados. De hecho, algunos dirigentes hacen una lectura un poco menos triunfalista y llaman la atención sobre el hecho de que la intención de voto al PP sigue siendo muy baja.

El último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) refleja que el PP ha perdido 4 puntos desde los comicios del 20N y que el PSOE ha aumentado casi 1, de tal manera que sitúa la diferencia actual entre ambos en 11 puntos.

Además, por primera vez desde que es secretario general, Rubalcaba ha conseguido que los ciudadanos le puntúen mejor que al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con una nota de 4,11 frente al 3,84 del jefe del Ejecutivo, y ha escalado hasta la segunda posición en la valoración de líderes, por detrás de Rosa Díez (UPyD).

No son pocos los factores que han ayudado a aligerar la que se preveía como una larga travesía del desierto para los socialistas, e incluso ellos mismos reconocen la "inestimable" contribución del Gobierno y las impopulares medidas que ha acometido desde que Rajoy llegó a la Moncloa.

Las mayores alegrías, sin embargo, le han llegado a Rubalcaba de citas electorales en las que no se presentaba él, pero que le han servido para reforzar su posición y su discurso: las autonómicas andaluzas y asturianas y las presidenciales francesas.

Después de evitar el batacazo que pronosticaban todas las encuestas, y gracias a un acuerdo con IU, el PSOE ha conseguido mantener su principal bastión, Andalucía, y está a la espera de poder hacer lo mismo en Asturias.

El nuevo equipo de Rubalcaba tuvo que estrenarse pronto en su labor de oposición ante el maratón de reformas acometidas por el Gobierno, algunas de las cuales, como la laboral, pasarán por el Tribunal Constitucional a instancias del PSOE.

Además, en este tiempo ha habido ya una huelga general y varias manifestaciones, y a todas ellas los socialistas han enviado una representación oficial.

Pese a que se han esforzado en dejar claro que esas protestas no las convocan ellos, sino las organizaciones sindicales, en el PP han acusado al PSOE de intentar "incendiar la calle" promoviendo la protesta social.

Rubalcaba presume de practicar una "oposición útil" que cree que le está dando buen resultado, una expresión que ha acuñado en torno a tres términos: acordar, discrepar y confrontar, con unas "líneas rojas" situadas en la sanidad y la educación públicas.

Ahora bien, no todos en el PSOE comparten la línea opositora que está practicando el partido y, aunque en privado, algunos diputados y senadores se lamentan de "la tibieza" y de "la poca contundencia" de su actuación.

Con una Chacón desaparecida discretamente del primer plano político, Rubalcaba no ha tenido ningún problema en moldear el partido de acuerdo con sus preferencias y sólo ha tenido que sortear algún que otro contratiempo en los congresos regionales.

Y es que los partidarios de Chacón se han colocado al frente de las federaciones más potentes, lo que, por otra parte, ya daban por descontado desde Ferraz, por lo que no ha pillado a nadie por sorpresa.

Rubalcaba mantuvo con Rajoy su primera reunión en Moncloa a los pocos días de ser secretario general, pero sus relaciones han sido más bien frías desde entonces, sin que haya fructificado nada de lo que acordaron entonces, como la renovación de RTVE o del TC.

La incógnita sobre lo que puede pasar en el País Vasco, después del desmarque del PP, y las expectativas de un posible giro en Extremadura que devuelva a los socialistas la presidencia autonómica, están en el futuro a medio y corto plazo de un PSOE que se ve encarrilado en el camino de la recuperación.

  HEMEROTECA
  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LA OPINIÓN |  LOCALIZACIÓN     PUBLICIDAD:  TARIFAS |  CONTRATAR  
laopinion.es es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopinion.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 

  

Aviso legal
 
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya