ÚLTIMA HORA

El burka

 02:24  

GABRIEL MARTORELL La cuestión de fondo no es si el uso del burka debe de usarse en lugares públicos, sino lo que representa. Y lo que representa es el islamismo radical. Por eso resulta vergonzoso que la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa afirme que el velo se percibe como un símbolo del sometimiento de la mujer al hombre para a renglón seguido decir que una prohibición general podría conculcar el derecho de la mujer a usarlo libremente. O blanco o negro, pero las dos cosas a la vez no puede ser. Si la mujer islamista puede ser golpeada, su voz en un juicio vale la mitad y sus derechos sobre una herencia también se reduce a la mitad, no es de extrañar que a los occidentales tales conductas sean difíciles de entender. Por eso sorprende mucho que los movimientos feministas y homosexuales guarden silencio ante un asunto de vital trascendencia.

Silencio que no puede ser interpretado como aprobación, sino más bien como cobardía. De otra parte, la confusión se extiende en todos los sectores de la población cuando el partido socialista se opone a su prohibición y algunos ayuntamientos socialistas han aprobado ya la prohibición del burka en sus municipios. Lo curioso de todo esto es que parece ser que el burka no es mencionado específicamente en el Corán y que fue hecho obligatorio en Afganistán bajo el mandato de los talibanes. Tampoco el hiyab aparece como algo típicamente islámico. El hiyab existía ya en la Arabia preislámica. Entonces, si no es un símbolo religioso esta polémica no tiene razón de ser; aunque , los rostros cubiertos de las mujeres están vinculados a los seguidores del Islam. Salvada la cuestión religiosa, el burka por cuestiones de seguridad debe de prohibirse, debajo de un burka puede haber una mujer o un terrorista.

Enlaces recomendados: Premios Cine