¿Monopolio de los taxistas?

04.06.2008 | 00:00

Hace un par de días recibí una carta de un amigo sueco. Este amigo, un señor jubilado, suele pasar los meses de invierno en Los Cristianos. Me ruega enviar el mensaje contenido en la carta a diarios tinerfeños.
Se trata de un asunto que ha despertado consternación y rabia entre los turistas en el Sur: ¿Qué pasó y por qué con el AeroBus de Titsa? Un día tenemos un espléndido servicio entre el aeropuerto y las zonas turísticas en el Sur, a un precio muy asequible, y solo unos días después nos quitan este servicio casi en su totalidad.
Mi amigo titula su carta El monopolio de los taxistas y continua: "Durante los últimos diez años he tenido el privilegio de poder cambiar el invierno frío y gris de Suecia por el maravilloso clima de Tenerife. Últimamente he podido comprobar que hoy en día es mucho más caro vivir en la Isla que antes, y que el coste de la vida casi iguala el de Suecia, cuando antes la diferencia a favor de Tenerife era grande. Un desarrollo que lógicamente es difícil controlar, porque depende de muchos factores de fuera.
Pero, no acabo de entender por qué los taxistas se empeñan en ahuyentar a los turistas con su monopolio y sus altos precios. Tampoco entiendo por qué muchos taxistas conducen a velocidades que dan miedo en la autopista entre Reina Sofía y Los Cristianos. Me temo que la actitud de los taxistas les va a resultar negativa a largo plazo y que se están "mordiendo el trasero", un dicho sueco.
En el aeropuerto de Estocolmo la situación es justo al revés: alargan la línea ferroviaria y bajan los precios de los billetes para que la gente coja el tren en vez de su coche. Trabajan duro para que la gente utilice un transporte colectivo moderno, cómodo y a la vez respetuoso con el medio ambiente.
Un viaje con taxi en Tenerife cuesta por kilómetro más que en Estocolmo y eso a pesar de que la gasolina y el diesel cuestan casi el doble en Suecia que aquí. No acabo de entender por qué los viajes en taxi tienen que costar tanto en Tenerife. La información acerca del nuevo servicio de Titsa, el AeroBus, me llenó de satisfacción, pero, un día antes de mi último regreso a Suecia quitaron casi todas las paradas, entre ellas la parada que se encontraba solo a unos metros de mi apartamento. Fue una decepción grande. El turismo es nuestra mayor riqueza, cuidalo dice el lema. Parece que son solo palabras en el viento".

Enlaces recomendados: Premios Cine