Argentina, hijos, nietos perdidos y encontrados

02.06.2008 | 00:00

Y la mala hierba se apoderó de la dulce siembra... y año tras año creció en la inocencia sin conocimiento del espanto y la barbarie acontecida...
Aquella espiga arrancada, creció fuerte, vigorosa, llena de vida...
Un día, sus ojos se abrieron a la realidad de un espejismo sufrido, viendo sin ver la realidad cruda... el de los asesinos y como paloma libre cruzó los cielos, campos, mares, océanos... el pasado borrado estaba allí. ¡Sus familiares!
Amor perdido de tantos años, brazos desiertos de añoranzas de cariño, de besos, de preguntas, de respuestas... Ahora todo tiene sentido ¡Su historia, su vida! Cuando a un hijo lo arrancan de los brazos de su madre, de su padre, su corazón se queda desierto, frío... hasta que un día la justicia divina por los caminos más insospechados encuentra a sus familiares y aquellos corazones solitarios, como si les faltara un eslabón en el tiempo... se une a lo más sagrado, las raíces de la tierra; su familia, y en sus brazos recuerda a sus padres matados, masacrados, torturados... en tiempos de la dictadura de argentina.
Madres desconsoladas, desgarradas... buscando a sus hijos, hijos buscando a sus padres, familiares...
La historia se repite una y otra vez, tortura, destrucción, muerte...
¿Por qué?...
¡Nunca jamás se repita tan cruel barbarie, tan cruel historia!

Enlaces recomendados: Premios Cine