04 de abril de 2018
04.04.2018

Los expertos proponen exponer al público los restos arqueológicos encontrados en la Catedral

La segunda fase de los trabajos en la plaza de Los Remedios acabará la próxima semana

04.04.2018 | 19:29
Los expertos proponen exponer al público los restos arqueológicos encontrados en la Catedral
Un momento de la visita a la zona donde se están haciendo las excavaciones arqueológicas

La empresa Prored, encargada de la realización de las excavaciones arqueológicas en el entorno de la Catedral, concluirá la próxima semana la segunda fase de las labores que está llevando a cabo en la calle Bencomo, y que han contado con un presupuesto de más de 30.000 euros, subvencionados por la Dirección Cultural de Patrimonio Cultural de la Consejería de Turismo, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias. En la mañana de ayer, el arqueólogo responsable de los trabajos, Efraín Marrero, explicó a los miembros de la Asociación de Vecinos del Casco las curiosidades de los trabajos que se están haciendo en ese espacio.

Así mismo, el experto informó de que han propuesto que una vez concluidos los trabajos, ese espacio quede expuesto al público como una zona museística, con paneles informativos donde los interesados puedan conocer los restos encontrados en los lugares analizados. Para ello, la entidad ha propuesto dos modelos diferentes: uno en el que los ciudadanos puedan atravesar la zona y otro, con la zona delimitada pero, en ambos casos, que se puedan observar los restos a través de un piso acristalado. La decisión final de qué ocurrirá en esta zona se tomará en el Consejo de Patrimonio Histórico.

Marrero explicó que con las prospecciones geofísicas que realizó el Ayuntamiento de La Laguna tras salir a la luz unos restos después de las obras en la Catedral de 2014, se intuía que podía haber restos arqueológicos de posibles construcciones. Con la primera fase de estas labores, ya salió a la luz un antiguo pavimento, del que aún se desconoce la fecha de construcción, pero del que los expertos han podido datar que pudo estar descubierto hasta el siglo XIX, ya que se ha encontrado un diente de cabra que ha sido datado a principios de ese siglo. Tras esa fecha, el espacio fue rellenado con materiales constructivos. Ahora, los arqueólogos enviarán al laboratorio un hueso que han encontrado para ver si pueden determinar la fecha en la que se construyó el pavimento.

Se trata de un pavimento exterior, en el que se ha encontrado desde botones, dientes, alfileres, aparejos de bronce, monedas portuguesas o hasta restos de portavelas usados en las procesiones o cerámicas. De hecho, en estas segunda fase, pero con meses de diferencia, se ha encontrado dos trozos de una misma pieza de cerámica.

Así mismo, el arqueólogo explicó que se han encontrado restos del pavimento que se rompió para plantar plátanos del Líbano, por lo que en la zona de las excavaciones aparece un hueco de forma cuadrada donde estaba ubicada una de estas especies. Otra de las peculiaridades es que se ha encontrado un pavimento similar en el exterior de la casona de Tacoronte, aunque se desconoce si se construyeron en la misma época.

Aunque en un principio se hablaba de que podía haber restos de posibles construcciones en una cota de profundidad de hasta cinco metros, las excavaciones se han realizado hasta los 50 centímetros, para evitar posibles problemas debido a la cercanía con la Catedral y el material del que está hecho el subsuelo: la arcilla. Efraín Marrero señaló que gracias a estas labores "nos hemos podido dar cuenta de que el pavimento llega hasta las Casas Capitulares", por lo que "entendemos que era una superficie que se creó para la salida de los feligreses de la iglesia".

Sin información

Una de las curiosidades de este hallazgo es que no se da cuenta de este pavimento o de una plaza en el entorno de la antigua parroquia de Los Remedios en ninguno de los documentos que han estudiado los expertos, ya que siempre aparecía ese espacio realizado en tierra.

Efraín Marrero aclaró que lo ideal sería poder continuar con las excavaciones en la parte frontal de la Catedral, para poder determinar si ese pavimento pertenecía a una antigua plaza que rodeaba a la parroquia. Pero, por ahora, entre las cuestiones que los expertos han podido comprobar es que dicha superficie no era horizontal, sino que tenía una pendiente, por lo que "intuimos que la iglesia estaba sobreelevada, en una cota más alta que la calle, con lo que se podría favorecer el correr del agua para limpiar el entorno de la iglesia. En torno al siglo XVIII se rellenó el pavimento para eliminar esa pendiente. Además, resaltó que las excavaciones no pueden continuar hacia la calle, ya que habría que eliminar los árboles que se encuentran en la zona.

Marrero mostró a los vecinos del casco una imagen en 3D de la zona en la que están trabajando en estos momentos, así como diferentes planos de los trabajos. Así, enseñó un plano de la Catedral sobrepuesto en el mapa elaborado por el ingeniero italiano Leonardo Torriani en el siglo XVI. En caso de que se determinase que su construcción fue en el siglo XVI, dicho pavimento podría formar parte de la calle que ya Torriani dibujó junto a la Catedral y habría servido de acceso a la antigua vivienda que había en lo que hoy son las Casas Capitulares.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine