18 de diciembre de 2017
18.12.2017
Parque Rural de Anaga

Alonso calcula que las obras en la pista de Las Hiedras acabarán en dos semanas

Los trabajos, que comenzaron en junio, permitirán el acceso a la zona de personas con movilidad reducida

17.12.2017 | 23:35
Visitas al sendero del Camino de las Hiedras

En unas dos semanas estarán finalizadas las obras que permitirán adaptar un tramo de la pista de Las Hiedras, en La Laguna, para que las personas con movilidad reducida también puedan disfrutar de la naturaleza. Así lo anunció el presidente del Cabildo de Tenerife, el nacionalista Carlos Alonso, durante el encuentro celebrado ayer en el inicio de la pista y al que fueron convocados tanto partidarios como detractores de la actuación.

Los trabajos en Las Hiedras dieron comienzo el pasado junio y, según explicó la dirección de la obra a los asistentes, la pista tendrá dos tramos que costará diferenciar: uno de hormigón por el que podrán pasear las personas con alguna discapacidad y otro de tierra para la práctica de deporte o el disfrute de la naturaleza. ¿Cuál es el motivo de que se haya empleado hormigón en lugar de madera? Según explicaron los técnicos, la elección de este material se debe tanto a su durabilidad como a la estabilidad que proporcionará a las personas que quieran acudir con sus sillas de ruedas.

Además, en la pista forestal, que en total mide unos 5 kilómetros pero se actúa en unos 850 metros, se dispondrán varios espacios de descanso con bancos, contará con un aparcamiento y se han levantado muretes en los márgenes por motivos de seguridad. En total, la obra supone una inversión que supera los 276.000 euros.

Poco después de que dieran comienzo las obras en la zona, se ponía en marcha, a través de la plataforma change.org y de las redes sociales, un movimiento contrario a esta actuación. Sus detractores, la entrada en change.org fue registrada el pasado septiembre y ya cuenta con 5.357 firmas, no solo califican los trabajos de "innecesarios", sino que también argumentan que dichas obras "acarreará inconvenientes para los usuarios" y "por el atentado ecológico que representa colocar una base de más de medio metro de hormigón, así como pretiles de cemento en un paraje como ese es por lo que consideramos de urgencia que el Cabildo de Tenerife rectifique y devuelva el paraje a su estado anterior".

Entre las más de 5.000 personas que ya han firmado y rechazan la utilización del hormigón en este espacio, se encuentran senderistas, atletas que acuden a entrenar a Las Hiedras por las buenas condiciones que les ofrece el terreno y enamorados de la naturaleza que temen que desaparezcan las diferentes especies, como los helechos y las margollas, pero insisten en que no están en contra de que las personas con discapacidad no puedan transitarlo.

En el otro lado, es decir, a favor de la actuación de la Corporación insular se posicionan los residentes en el Parque Rural y el colectivo Queremos Movernos. Los vecinos defienden esta actuación porque aseguran que es la vía que emplean para salir de Anaga cuando la carretera general queda inutilizada y, desde Queremos Movernos, apelan al derecho que también tiene este colectivo a disfrutar de la naturaleza.

Para tratar de acercar posturas y, sobre todo, para explicar el proyecto que se desarrolla en la zona, Carlos Alonso acudió a la pista acompañado por el consejero de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Seguridad, José Antonio Valbuena (PSOE); el concejal de Obras e Infraestructuras en el Ayuntamiento de La Laguna, Antonio Pérez Godiño (CC), técnicos de la Corporación insular y la dirección de la obra para celebrar una reunión con vecinos que residen en esta zona del Parque Rural de Anaga -declarado Reserva Mundial de l a Biosfera desde junio del 2015-, representantes del colectivo Queremos Movernos, atletas como Ayoze Pérez o Carlota González, que acuden a entrenar a este paraje, y otros ciudadanos que también están en contra de la obra que ejecuta la Corporación insular.

"Pese a que ha sido una actuación muy criticada, queríamos destacar que hay que compatibilizar los distintos intereses que puedan tener los deportistas que acuden aquí a entrenar, con los de los vecinos de Anaga y también con los de las personas con dificultad motora", afirmó el presidente insular durante su intervención.

Por su parte, el consejero de Medioambiente recalcó que el motivo por el que el Cabildo decidió hacer accesible Las Hiedras se debe a que "es un espacio antropizado -que ya ha sido modificado por la mano del hombre-, y también es utilizado como pista forestal para el paso de vehículos".

Valbuena, quien insistió en que Las Hiedras no es un sendero, explicó que "en la Isla existen 3.000 kilómetros de senderos de los que solo 1.000 son practicables". "La actuación no solo cuenta con todos los informes positivos, sino que también se ha contado con el asesoramiento de Sinpromi", agregó.

Asimismo, tanto Alonso como Valbuena aseguraron que se llevaran a cabo labores de mantenimiento de la pista de forma asidua.

La presidenta de Queremos Movernos, Ana Mengíbar, resaltó la carencia de espacios adaptados para las personas con movilidad reducida pero valoró que la obra no implique la ejecución de un nuevo sendero y "nos han dicho que la flora volverá a crecer porque la tierra que ha sido removida tiene las semillas". "Vamos a poder disfrutar de la naturaleza, me gustaría que se pusieran en nuestro lugar", reclamó.

Por su parte, los detractores insistieron en que no están en contra de que las personas con movilidad reducida puedan disfrutar de la naturaleza pero recalcaron el hecho de que se haya empleado hormigón, se levanten muros y hasta se fueran a colocar aparatos biosaludables en este paraje natural, maquinaria que, al final, no se colocará, según se anunció ayer.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine