05 de enero de 2017
05.01.2017

Juan Pedro Rivero, elegido Defensor del Vínculo del Tribunal Diocesano

El rector del seminario lagunero asume sus nuevas funciones, que incluyen su participación en causas de disolución de matrimonios

05.01.2017 | 05:16
Juan Pedro Rivero, elegido Defensor del Vínculo del Tribunal Diocesano

El sacerdote y rector del Seminario, Juan Pedro Rivero ha sido nombrado Defensor del Vínculo del Tribunal Diocesano. Rivero es natural de Icod de los Vinos y fue ordenado presbítero el 7 de junio de 1991 por el obispo Damián Iguacen.

En la mañana del pasado martes realizó la profesión de fe y el juramento de fidelidad de su nueva responsabilidad en presencia del obispo, vicario general y miembros de la Vicaría de Justicia. Las funciones del defensor del vínculo quedan descritas en el canon 1432 del Derecho Canónico: para las causas en que se discute la nulidad de la sagrada ordenación o la nulidad o disolución de un matrimonio, ha de nombrarse en la diócesis un defensor del vínculo, el cual, por oficio, debe proponer y manifestar todo aquello que puede aducirse razonablemente contra la nulidad o disolución.

La función del defensor del vínculo es, por lo tanto, la de oponerse a la nulidad o disolución del matrimonio. Su papel procesal se debe entender como una búsqueda de la verdad objetiva.

En un comunicado, el Obispado recordó las palabras de Juan Pablo II: "El defensor del vínculo, como decía magistralmente Pío XII (ARR 2.10.44), está llamado a colaborar en la búsqueda de la verdad objetiva respecto a la nulidad o no de los matrimonios en los casos concretos. Esto no significa que le corresponda a él valorar los argumentos en pro o en contra y pronunciarse sobre el fondo de la causa; él no debe construir una defensa artificiosa, sin preocuparse si sus afirmaciones tienen un serio fundamento o no" (de discurso a la Rota Romana de 1988, n. 2).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine