La Policía rescata a un águila de cola roja en Guamasa

Fue trasladada hasta La Tahonilla, donde aún permanece. Podría ser una de la aves rapaces que se emplean en el entorno de Los Rodeos

25.10.2016 | 03:26
La Policía rescata a un águila de cola roja en Guamasa

La Unidad Ecológica de la Policía Local de La Laguna rescató el viernes un ejemplar de águila de cola roja (Buteo jamaicensis) en Guamasa. Los agentes depositaron el ave en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre La Tahonilla donde permanece -en buen estado según los veterinarios- a la espera de que se localice a sus propietarios.

Fuentes del cuerpo explicaron ayer que fue un vecino de la zona de La Era, en Guamasa, el que alertó a los agentes de la presencia de un ave rapaz de grandes dimensiones. Al parecer, el águila se había posado en un eucalipto y no se movía. Fue entonces cuando el vecino decidió llamar su atención con el tintineo de unas llaves: el ave reaccionó rápidamente y se lanzó a por ellas. Al llegar al suelo ya no fue capaz de remontar el vuelo por lo que el vecino la cubrió con una toalla y la introdujo en su casa para, a continuación, llamar a los agentes para que fueran a rescatarla.

Los policías de la Ecológica acudieron al lugar y se hicieron cargo del ave con el material específico del que disponen, que incluye cajas especiales para este tipo de animales y guantes especiales para su manipulación. El agente encargado, Juan Antonio Falero, ha recibido instrucción específica para ello en La Tahonilla y fue el encargado de trasladarla.

En La Tahonilla se comprobó su estado de salud, que según confirmaron ayer desde el centro es "buena". Una de las hipótesis que se barajan es que sea uno de los animales que se emplean en los alrededores del cercano aeropuerto de Los Rodeos para ahuyentar a otro tipo de aves de la zona de la pista. Suelen pertenecer a propietarios privados que, a su vez, son contratados por Aena. Con todo y pese a estar anillada, sus dueños no han sido aún localizados.

Desde La Tahonilla precisaron ayer que, al no ser empleada para la cría, sus propietarios no están obligados a darse de alta en los registros. Mientras, los responsables de la Unidad Ecológica admitieron que -pese a lo que podría parecer una situación excepcional- es habitual que se enfrenten a la recogida de este tipo de aves. Por este motivo cuentan con formación y material específico para ello. Según sus datos, las recogidas más frecuentes son las de pardelas, ente 25 y 30 ejemplares al año. Los cernícalos, (seis al año aproximadamente) y las rapaces como esta de Guamasa (tres al año si se incluye a los búhos) son menos frecuentes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine