Fiestas patronales de Tejina

Manecillas con mucho tiempo

La Unidad de Relojes Históricos del Cicop reclama que la pieza de San Bartolomé sea declarada Bien Mueble Vinculado al BIC de la parroquia para reforzar su protección

14.08.2016 | 20:41
Manecillas con mucho tiempo

La Laguna tan solo cuenta con dos relojes mecánicos en funcionamiento: el de la Catedral (de 1751) y el de la parroquia de San Bartolomé de Tejina. Para dar a conocer su importancia, los miembros de la Unidad de Relojes Históricos del Cicop, Luis Ramírez Castro y Avelino Moreno, impartieron esta semana, en el Centro Ciudadano de Tejina, la charla El pasado y el presente de la medida del tiempo en Tejina, enmarcada en los actos de las fiestas patronales en honor a San Bartolomé.

El reloj llegó hasta la torre de la iglesia en 1953 procedente de la fábrica Viuda de Perea, de Miranda de Ebro (Burgos), la misma que fabricó el reloj del Cabildo de Tenerife, aunque se cree que se construyó en torno a 1950. La pieza fue una donación que realizaron los vecinos Manuel Hernández y Petra Rodríguez. Hernández fue una persona muy implicada con la vida económica del pueblo, al ser socio fundador de la Sociedad Cooperativa Agrícola de Cosecheros de Tejina y propietario del Teatro Cine Unión, que se construyó en 1926.

Para Luis Ramírez, la importancia de este reloj es, sobre todo, técnica, al ser la segunda pieza en funcionamiento que se encuentra en el municipio. Por ello, según explica, el objetivo es "poner en valor esta pieza como parte del patrimonio técnico de las Islas, que está desapareciendo". Así, agregó que "estos relojes, cuando se estropean, se suelen cambiar por uno eléctrico, pero detrás de este reloj no solo está la parte técnica, sino que también hay un valor etnográfico al tratarse de una donación para el pueblo".

El experto resalta, además de que, la parroquia en la que se encuentra el reloj está declarada Bien de Interés Cultural (BIC), sin embargo, el reloj no está protegido. Por ello, Ramírez solicita que esta pieza histórica sea declarada Bien Mueble Vinculado a ese BIC, ya que, con esta catalogación, se podría garantizar su protección y "evitar lo que ocurre en otros sitios donde cuando los relojes se estropean se quitan".

El reloj de la iglesia de Tejina es de cuatro esferas, por lo que puede verse por todos los lados de la torre, marca las horas y las medias horas, cuenta con una campana y tiene un sistema motriz de pesas de ocho horas de duración. Así, el encargado del mantenimiento tiene que dar cuerda para que los pesos se eleven, así como de ponerlos en hora y hacer las labores de mantenimiento normales para estas piezas. De esta manera, al igual que ocurre en la Catedral lagunera, si no se les da cuerda, el reloj se para. En este caso, la campana sí que está conectada al reloj, por lo que los tejineros tienen el privilegio de vivir con el sonido de la campana.

Avelino Moreno explica que gracias al sistema de pesas, solo hay que darle cuerda una vez a la semana y destaca de esta pieza que, al contrario de lo que ocurre con las de otros municipios, "está prácticamente nueva" y eso se debe a que "en su ubicación está totalmente protegida de las inclemencias del tiempo", algo que no ocurrió, por ejemplo, con el reloj de San Juan de la Rambla, señala, cuyo deterioro hizo que se sustituyera por uno eléctrico. A pesar de que hoy en día solo quedan dos ejemplares de relojes mecánicos en el municipio, Luis Ramírez recuerda que hubo varias piezas de este tipo, como el del Instituto Cabrera Pinto o la parroquia de La Concepción. Por ello, es primordial ayudar a su protección.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine