Abreu se rebela contra los socialistas y amenaza con llevar a juicio al Gobierno

El edil critica que se aumente la asignación económica de los grupos políticos - El alcalde recuerda que la decisión fue consensuada cuando él aún era portavoz

15.07.2016 | 12:08
Abreu se rebela contra los socialistas y amenaza con llevar a juicio al Gobierno
Javier Abreu, durante una de sus intervenciones, junto a los compañeros de grupo que no le han apoyado.
Javier Abreu, durante una de sus intervenciones, junto a los compañeros de grupo que no le han apoyado.

El concejal lagunero Javier Abreu y su compañero Yeray Rodríguez votaron ayer en contra de las decisiones del grupo de Gobierno al que ambos pertenecían hasta el pasado mayo. El exportavoz de los socialistas no solo se rebeló contra la disciplina de voto de su partido sino que apoyó a la oposición en casi todas sus decisiones. Asimismo, amenazó al Gobierno local de emprender acciones legales en su contra por votar a favor, junto al Partido Popular (PP), de la subida de la asignación económica de todos los grupos políticos del pleno municipal y dar el visto bueno a "facturas que han sido ocultadas premeditadamente".

"Acaban de ver la mejor expresión de lo que ha pasado en esta casa durante los últimos meses. Tanto mi compañero Yeray Rodríguez como yo nos hemos negado a que en este Ayuntamiento no haya dinero para atender asuntos sociales pero sí para aumentar la asignación a los políticos", aseguró.

Abreu se refirió de esta forma a una modificación presupuestaria aprobada y que utiliza distintas partidas -entre ellas la del proyecto de rehabilitación de San Luis Gonzaga- para destinar unos 43.000 euros más a la asignación económica de todos los grupos políticos hasta finales de año.

La edil de Hacienda, Candelaria Díaz, explicó al respecto que el presupuesto de 2016 contaba con una ficha de medio millón de euros para las obras de San Luis Gonzaga que "finalmente no se va a gastar antes de fin de año porque, aunque tengamos previsto iniciar la intervención en noviembre, la mayor parte de este dinero aún no se va a poder emplear. Si no lo usamos, lo perdemos".

La responsable económica del Ayuntamiento precisó, además, que otras partidas modificadas ayer en el pleno lagunero incluyen una nueva ficha de 600.000 euros para el abono de ayudas sociales a los empleados del Consistorio y el aumento del presupuesto de áreas como Cultura, Turismo o Participación Ciudadana "que necesitan ese dinero para su día a día". "También hay otros expedientes que se refieren, por ejemplo, a pagar las expropiaciones de determinados terrenos con las que hay que cumplir". Otra servirá para pagar un atraso con la empresa de transportes Titsa: unos 950.000 euros.

El alcalde, por su parte, recordó que el aumento de la asignación de los grupos políticos "se pactó cuando el señor Abreu era portavoz del Partido Socialista" con el visto bueno de los servicios jurídicos y a petición de algunos de esos grupos. "Este señor tiene una obsesión por decir que compramos a gente", dijo también el alcalde en referencia a las acusaciones vertidas por el exsecretario local de los socialistas, quien dijo que la nueva partida servirá para comprar el apoyo de los populares ya que "los demás, como Unid@s se Puede o Por Tenerife, van a renunciar a ella".

Javier Abreu cargó contra sus compañeros de partido al decir que "un socialista de bien" no apoyaría la tramitación de "facturas que durante mucho tiempo han estado ocultas en las gavetas de este Ayuntamiento". "Nos volvemos a reservar el derecho de acudir a los tribunales por estas irregularidades", añadió.

La nueva portavoz socialista, Mónica Martín, le recordó a Abreu que "uno de esos expedientes a los que se refiere es uno que ha dejado usted en Servicios Municipales y lo hemos traído nosotros por responsabilidad política". El concejal se defendió recordando que se trataba de un gasto de 374 euros que "no se pudo tramitar".

Las facturas pendientes de áreas como Desarrollo Local y Comercio, gestionadas en el anterior mandato por el edil nacionalista Juan Antonio Alonso, centraron buena parte de las críticas de la oposición. Santiago Pérez aseguró que la cuantía total de esas facturas, la mayoría relacionadas con fiestas, ronda los 700.000 euros. Mónica Martín fue tajante en este sentido y lamentó que su compañera de partido, María José Castañeda, se encontrara con un área "que Juan Antonio Alonso dejó en una situación complicada" pero aseguró que "lo importante es que el municipio siga creciendo y para ello tratamos de traer los expedientes de la mejor manera posible".

Por su parte, el popular Antonio Alarcó, cuyo partido apoyó la tramitación de estos gastos, constató la ruptura socialista "donde hay concejales que votan en contra de sus compañeros" y recordó que su partido "nunca votará a favor de asuntos que no tengan el visto bueno de Intervención". También criticó a Javier Abreu porque "hace cuatro años que estaba en este Gobierno y es ahora cuando habla mal de su gestión".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine