El futuro de la UE

Pensamientos antagónicos

Los residentes se muestran en contra de la salida de la UE, ya que afectará a las pensiones, y los turistas celebran la victoria porque podrán tener sus propias leyes

25.06.2016 | 02:00

Canarias cuenta con 30.000 británicos residentes y además, este es el principal mercado emisor para las islas, especialmente para Tenerife, donde representan el 30% de sus turistas anuales. En las últimas horas, las conversaciones entre estos turistas y residentes no versan sobre otra cosa que no sea la decisión de Reino Unido de salir de la Unión Europea (UE), después de la realización del referéndum que ha dividido a los británicos que se encuentran en la Isla y que han estado expectantes para conocer el resultado final.

De esta manera, en Tenerife se puede encontrar de todo, desde los que están a favor hasta los que se sitúan en contra del brexit (British Exit), aunque puede dividirse en dos grupos principales. Por un lado, quienes llevan años viviendo en la Isla y han formado aquí su familia o simplemente han decidido pasar en el Archipiélago una etapa más tranquila tras la jubilación, que están en contra de la salida de la UE; y, por otro lado, los turistas que apenas pasan en las Islas un par de semanas al año y que están totalmente felices por la decisión tomada en su país.
Y es que el hecho de residir en un lugar u otro hace que la forma de ver las consecuencias de la salida de la UE varíe. Rex Anderson es un británico que vive en la Isla desde hace 12 años y que montó su propio negocio en la Isla hace siete.

Para Anderson, una de las peores consecuencias será la caída de la libra, que "hoy [ayer para el lector] se encuentra en el nivel más bajo de los últimos 30 años", del que se verán afectados principalmente, explica, "los jubilados que residen fuera de Reino Unido pero reciben las pensiones de su país". Por este motivo, el empresario señala que seguramente, quienes viven fuera de su país habrán votado para continuar en la UE.
Rex Anderson es el propietario de la casa de subastas Tenerife Auction Rooms, en Las Chafiras, y entre sus principales clientes se encuentran los británicos, españoles, belgas e italianos. Sin embargo, reconoce que no tiene miedo de que su negocio pueda verse afectado por el "sí" al brexit. "Para salir de Europa tardaremos unos dos años, por lo que no sé que podrá pasar. De lo único que tengo miedo es de que otros países puedan hacer lo mismo y se produzca un efecto rebote", especifica.

Pero también hay otra cuestión que preocupa a Anderson, puesto que aunque tiene cotizados 10 años en España, también cotizó anteriormente otros 15 años en su país y no sabe qué pasará en un futuro con su pensión. "He trabajado 25 años y no sé cómo quedará mi situación laboral al salir de la UE", informa.

Su padre, Peter Anderson, también vive en la Isla y recibe una pensión de su país, un subsidio que ya se ha visto disminuido en los años de crisis y que bajará aún más con la devaluación de la libra.

"La salida de la UE es un desastre para todos", asegura Peter Anderson, quien agrega que "los británicos que vivan en la Isla y que reciban la pensión de nuestro país la verán reducida en cientos de euros". Por este motivo, Anderson considera que "muchos de los británicos que viven aquí retornarán a su país".

Peter Anderson asegura que la peor parte será para los jóvenes. "Los mayores han votado "sí" pensando en ellos mismos y recordando cómo era la situación antes, sin tener en cuenta qué es lo que desean los más jóvenes, que solo conocen un mundo unido", afirma. Además, señala que "probablemente habrá un efecto dominó y más países, como Dinamarca, Bélgica y Francia también votarán "sí" al brexit.

En el lado opuesto, se encuentran los turistas que están en la Isla pasando unos días de vacaciones y los que no han dejado de celebrar la victoria del "sí". Alan Smith es uno de los británicos que ha elegido Tenerife para descansar y que asegura estar "muy feliz" por la salida de Europa. "La UE no nos dejaba tener nuestra propias leyes, a lo que hay que añadir la invasión de los inmigrantes", cuenta Smith, quien aclara que, en un principio, "la idea de pertenecer a la UE era buena, pero ya queremos salir".

A pesar de las consecuencias económicas que pueda vivir Reino Unido al salir de Europa, Alan Smith considera que no se verán afectados económicamente, entre otras cuestiones, porque "hay grandes empresas, como las marcas de vehículos, que ya se encuentran en Inglaterra y no creo que vayan a irse por este hecho".

Roy y Linda Rodgers se encontraban ayer en una terraza de Los Cristianos celebrando la salida de Reino Unido de Europa. "Hemos estado toda la noche despiertos pendiente de los resultados y estamos contentísimos", afirma Roy Rodgers. El inglés asegura que no cree que los extranjeros que viven en Reino Unido se vean afectados por el brexit. Y destaca que el principal beneficio para Reino Unido es que podrá crear sus propias leyes. "Hasta ahora no sabíamos quienes creaban las normas, tan solo que venían ordenadas de Europa y había que cumplirlas", dice Rodgers.

Pero Rodgers añade que quienes están más preocupados son los jóvenes, que no saben a qué se enfrentan. "Nuestra hija nos llamó llorando esta mañana [ayer para el lector] porque no sabe qué va a pasar ahora, ya que ella siempre ha vivido en la Unión Europea", cuenta. "Los jóvenes tienen miedo porque no saben lo que había antes, pero en un par de años la situación se estabilizará y podremos avanzar", matiza.
Tanto Roy como Linda Rodgers se sienten muy orgullosos por sus compatriotas, "que se han levantado y han dado un paso al frente, que seguro que otros países seguirán", aunque tiene claro que ahora puede ocurrir cualquier cosa, pero si no hubieran hecho el referéndum, nunca sabrían lo que podría ocurrir.

El matrimonio formado por Michael y Cristine vuelve hoy a Norfolk, en Inglaterra, después de 10 días de vacaciones en la Isla con la noticia que más podían desear: la salida de Europa. Para esta pareja, "la Unión Europea no ha hecho nada por nosotros, tan solo nos cuesta dinero". Michael añade que la UE "solo es un sistema burocrático que no hace nada y por el que ya hemos pagado demasiado".

Además, el matrimonio está convencido de que más países seguirán el mismo ejemplo de Reino Unido y harán sus propios referéndums para abandonar Europa, desde Holanda y Dinamarca hasta Suecia. En este sentido, Michael, que es escocés, está convencido de que habrá otro referéndum en Escocia, pero "los escoceses listos no querrán volver a entrar en la UE".

En cuanto a cómo podrá verse afectada la economía británica, aclaran que "en un principio habrá cambios, pero terminará estabilizándose y Reino Unido continuará las buenas relaciones que siempre ha mantenido con Europa, por lo que las relaciones comerciales no se verán afectadas".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine