Cumbre

La UE aplaza su respuesta a la crisis de refugiados

Los responsables de Interior de los 28 evidencian la división existente a la hora de abordar el problema

25.02.2016 | 20:58
El británico Farage, líder del euroescéptico UKIP, con Juncker.

Los ministros europeos del Interior constataron hoy en un ambiente tenso, especialmente entre países como Austria y Grecia, las dificultades para avanzar unidos frente a la crisis de refugiados y se marcaron la cumbre con Turquía del próximo 7 de marzo como fecha límite para lograr una solución.

"En los próximos diez días necesitamos resultados tangibles, porque de lo contrario corremos el riesgo de que el sistema colapse por completo", advirtió el comisario europeo de Migración e Interior, Dimitris Avramópulos.

Los Veintiocho celebraron un almuerzo de trabajo con el viceministro turco de Interior, Sebahattin Ozturk, precisamente para allanar el camino de cara a la cumbre del día 7 en la que se abordará el plan acordado con Ankara en octubre para contener la llegada de refugiados a la UE a cambio de 3.000 millones de euros. "El problema no se ha solucionado", apuntaron hoy fuentes comunitarias, que reconocen que el flujo no se ha reducido lo suficiente.

El recrudecimiento de la crisis por la llegada de refugiados a través de los Balcanes occidentales fue objeto de un desayuno de trabajo en el que solo participaron los países más afectados y luego fue tratado en la sesión plenaria, en la que el enfrentamiento entre Austria y Grecia alcanzó su punto álgido.

La ministra del Interior austríaca, Johanna Mikl-Leitner, caldeó el ambiente ya a su llegada a la reunión cuando declaró ante la prensa que, si Grecia controlase como es debido su frontera exterior, no sería necesario que Austria tomase medidas unilaterales.

El ministro griego de Política Migratoria, Ioannis Mouzalas, manifestó su hartazgo y recordó a la titular austríaca que sus socios son los griegos y los europeos, y calificó de "acciones hostiles" las medidas adoptadas por Viena.

Chipre e Italia se mostraron comprensivos con el enfado griego y adoptaron una línea similar, al reclamar que se cumplan las medidas que ya se han adoptado y se dé una respuesta verdaderamente europea, mientras que otros como Luxemburgo, Bélgica y Francia intentaron mediar entre Austria y Grecia para calmar los ánimos.

En paralelo se conocía la decisión de Atenas de convocar a consultas a su embajadora en Viena, Jrissula Aliferi, lo que elevaba el enfrentamiento a otro nivel.

"No estamos de acuerdo con las medidas unilaterales y por lo que hemos oído hoy aquí muchos Estados miembros también están en desacuerdo con el enfoque desordenado", apuntó el alto comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, tras participar en la reunión de ministros.

Adoptar medidas unilaterales sin coordinación "crea caos y no permite hacer frente a las verdaderas necesidades de los refugiados", añadió. La ministra austríaca, en cambio, aseguró a la prensa al marcharse que hoy sólo hubo críticas para y de Grecia, y que muchos países entienden las medidas adoptadas por Viena, pero no se atreven a reconocer que contribuyen a acelerar el debate y forzar la toma de decisiones.

"Hoy hemos acordado entre todos que, de ahora en adelante, todos los países relevantes tienen que estar implicados cuando se tomen nuevas medidas o se endurezcan las que haya", dijo el ministro de Migración de Holanda, Klaas Dijkhoff, cuyo país ocupa la presidencia de turno del Consejo Europeo de la UE.

Dijkhoff y Avramópulos incidieron en que la crisis de refugiados está cerca de convertirse en una crisis humanitaria grave.

El comisario confirmó que la CE presentará en los próximos días un plan de contingencia y advirtió a los Veintiocho que estén listos para contribuir con ayuda humanitaria.

El anuncio de Hungría de que convocará un referendo sobre la reubicación de demandantes de asilo y la reintroducción de controles fronterizos en Bélgica no fueron tratados a Veintiocho, pero sí dejaron algunos comentarios incisivos.

El titular francés de Interior, Bernard Cazeneuve, calificó de "mentiras y manipulación" la informaciones que culpan a Francia de no atender a los refugiados y aumentar el flujo hacia Bélgica por el próximo desmantelamiento del campamento de Calais.

El secretario de Estado belga de Asilo y Migración, Theo Francken, rehusó hacer comentarios sobre las críticas del ministro francés.

En materia de terrorismo, los Veintiocho apoyaron hoy realizar controles obligatorios de identidad a los europeos que entren y salgan de la UE, pero pidieron seis meses para aplicar esta medida en los aeropuertos a fin de que los países tengan tiempo para hacerse con los equipos necesarios.

La CE había propuesto esta medida, que aún tiene que ser negociada con el Parlamento Europeo, tras los atentados del 13 de noviembre en París.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine