ÚLTIMA HORA

Cinco horas de angustia por un error

Alberto Pardo, el pontevedrés que había sido dado por muerto, confirma que está vivo a través de las redes sociales

16.11.2015 | 01:19

A las once de la mañana de ayer sonaba el teléfono en la casa de Pilar Touceda. "Alguien me llamó para decirme que mi hijo había fallecido en los atentados de París, me quedé en shock, no me lo esperaba", asegura la pontevedresa. Al otro lado de la línea quien hablaba era un portavoz del Gobierno de España, y se refería a Alberto Pardo, un joven gallego de 33 años. Pero a Touceda algo no le cuadraba. "No terminaba de ubicar ni de encajar la noticia y estuve llamando y llamándole al móvil, hasta que por fin pude hablar con él y no se creía lo que estaba pasando". El joven estaba en su casa de Estrasburgo, donde reside de forma habitual. Fueron cinco horas las que esta madre tardó en localizar a su hijo, horas de angustia y dolor en las que se sucedieron decenas de muestras de condolencia de amigos, familiares y hasta políticos.

La propia Pilar Touceda fue quien le pidió a su hijo Alberto que se conectara a internet y a las redes sociales para que viera lo que se estaba diciendo de él. "Aquí en todos los telediarios, en todas las noticias aseguran que has fallecido", le dijo, según recuerda. Lejos de asustarse o enfadarse el gallego ironizó con la situación. Y ni corto ni perezoso publicó en su página de Facebook el siguiente texto: "Pues no sé... Yo me veo a mí mismo en estos momentos y diría que estoy vivo. Pero si seguís escribiendo cosas tan bonitas sobre mí, tal vez tenga que morirme para no dejaros mal".

El joven ni siquiera estaba el viernes en París. Su familia especulaba con que el error podría deberse a que su DNI, que perdió en Francia allá por 2012, pudiera haber aparecido en la sala de conciertos Bataclán, donde se produjeron varios ataques. "Lo que no se es qué tipo de error se cometió ahí en la identificación, porque no cotejaron tampoco mi ADN con el suyo", destacó Touceda. En las cinco horas que la familia tardó en localizar a Pardo, dio tiempo para que el municipio de Cotobade, de donde es oriundo el joven licenciado en Políticas, decretara tres días de luto oficial, que luego rectificaron.

Otros errores

No fue el único tiro que erró el gobierno francés. El Ejecutivo galo también dio por muerto a otro español, el madrileño Jorge Alonso de Celada, pero su familia lo ha desmentido. Su hijo aseguró que había podido comunicarse con él mediante un correo electrónico. Además, un trabajador del hotel donde se alojaba el madrileño aseguró haberle visto salir del establecimiento durante el sábado.

La que sí que está confirmada es la muerte de Juan Alberto González Garrido, de 29 años e ingeniero industrial. Natural de Granada, estaba en la sala Bataclán siguiendo el concierto de Eagles of Death Metal cuando entraron los terroristas. Su mujer, Ángela Reina, estaba con él en la sala pero consiguió salir ilesa. También está constatada la muerte de la mexicana con pasaporte español Michelle Gil, hija de una familia de empresarios de Veracruz.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine