Violencia

Las protestas campesinas llevan la tensión a Colombia

Los trabajadores del campo levantan los bloqueos de las carreteras, pero el diálogo con el Gobierno no fructifica

30.08.2013 | 19:15
Imagen de los choques entre manifestantes y Policía.
Imagen de los choques entre manifestantes y Policía.

Los campesinos colombianos en huelga desde hace doce días anunciaron hoy que levantarán los bloqueos de carreteras pero seguirán con su protesta hasta que lleguen a un acuerdo con el Gobierno.

El anuncio lo hicieron los negociadores tras una reunión de último momento después de que el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ordenara la retirada de sus delegados del diálogo para buscar un acuerdo que se lleva a cabo en la ciudad de Tunja.

"Se han logrado acuerdos parciales lo cual nos da la potestad para invitar a los manifestantes a permitir el libre tránsito vehicular", manifestó uno de los negociadores de los campesinos en la lectura de un comunicado en Tunja, capital del departamento de Boyacá, el más afectado por las protestas.

Los bloqueos de vías, que comenzaron el pasado 19 de agosto, día de inicio de la huelga, han dejado aislados a pueblos y ciudades de numerosos departamentos del país y dieron pie a disturbios en el campo que luego se trasladaron a las zonas urbanas.

"Invitamos a los manifestantes a mantener el paro permitiendo el libre tránsito de los vehículos de todo tipo y apostándonos al borde de las carreteras", agrega el comunicado leído hoy.

Estos avances se consiguieron gracias a la mediación del gobernador de Boyacá, Juan Carlos Granados; del arzobispo de Tunja, Luis Augusto Castro, y del alcalde de la ciudad, Fernando Flórez, quienes en un esfuerzo de última hora para evitar la ruptura del diálogo, pidieron a las partes una última reunión después de la orden presidencial a sus delegados de regresar a Bogotá.

En una declaración esta mañana en la Casa de Nariño, sede de la Presidencia, Santos ordenó la retirada de los ministros que negocian con los campesinos por la falta de acuerdo tras cuatro días de diálogo.

"La paciencia se agota", dijo el presidente, y agregó que después de otra noche de negociaciones infructuosas, "he pedido a nuestros ministros que regresen a Bogotá y dejen nuestras propuestas sobre la mesa a los campesinos".

"Infortunadamente, a pesar de todo el esfuerzo realizado, a pesar de las propuestas concretas y el tiempo dedicado, la única respuesta ha sido la constante dilación de un acuerdo. Porque no quieren acordar, o tal vez porque no los dejan", expresó el presidente.

En su comunicado, los negociadores de los campesinos rechazaron, además, las acciones violentas registradas el jueves en Bogotá y otras partes del país durante las marchas de solidaridad con su movimiento y dijeron que no obedecen a ningún movimiento político, como denunció el mandatario.
"Rechazamos enérgicamente los hechos de violencia y vandalismo", señala el texto y agrega: "Desmentimos enfáticamente la afirmación de que nuestro accionar esta ligado a cualquier movimiento político".

El ministro del Interior, Fernando Carrillo, calificó el desbloqueo de vías como "un paso certero, en la dirección correcta", en declaraciones a periodistas.

Enlaces recomendados: Premios Cine