Crisis en Túnez

Suspenden la actividad parlamentaria en Túnez

El presidente de la Asamblea ha tomado esta decisión hasta que las fuerzas del país se sienten a dialogar

06.08.2013 | 21:36

El presidente de la Asamblea Nacional Constituyente de Túnez, Mustafa Ben Yafar, anunció hoy la suspensión de las actividades parlamentarias hasta que las fuerzas políticas del país se sienten a dialogar para salir de la actual crisis.

"Asumo mi responsabilidad como presidente de la Asamblea Nacional Constituyente. Suspendemos las actividades de la Asamblea hasta que empiece el diálogo" entre oposición y Gobierno, dijo Ben Yafar en un breve discurso difundido por la televisión estatal.

Túnez está sumido en una crisis política desde el asesinato, el pasado 25 de julio, del diputado opositor Mohamed al Brahmi, de cuya muerte las formaciones de la oposición responsabilizan al Gobierno dirigido por el partido islamista Al Nahda.

Ben Yafar, quien acusó tanto a la coalición gobernante a la que pertenece como a los partidos de la oposición de creer que están en posesión de la "verdad absoluta", subrayó que los tunecinos desean superar la etapa de transición lo antes posible y no quieren ver más asesinatos ni atentados.

Simpatizantes de las fuerzas políticas de la oposición se manifiestan desde el 26 de julio pasado frente a la Asamblea para exigir la renuncia del Ejecutivo, la disolución del Parlamento y la formación de un Gobierno de unidad nacional.

Por su parte, seguidores de Al Nahda mantienen una concentración de apoyo al Ejecutivo a pocos metros de los activistas de la oposición.

Según las palabras de Ben Yafar, la oposición y parte de la opinión pública tienen miedo de que la coalición gobernante y, en especial, el partido Al Nahda elaboren una legislación electoral a su medida para permanecer en el poder.

Por otro lado, indicó Ben Yafar, parte de la opinión pública y la troika gubernamental, sobre todo Al Nahda, temen que las actuales protestas conduzcan a una contrarrevolución y al regreso del régimen anterior.

El presidente de la Asamblea, quien aseguró que entiende a todas las partes y no culpa a ninguna, insistió en su discurso de apenas diez minutos en que había dado el tiempo suficiente a ambos bandos para que acercaran posiciones.

"Cada parte se ha aferrado a su postura como si tuviera la verdad absoluta (...) Hemos dejado tiempo suficiente para que se acerquen", afirmó, antes de pedir a todos los líderes y fuerzas políticas, así como a la sociedad civil, que "se dirijan a la mesa de diálogo sin condiciones previas".

Ben Yafar también hizo referencia al sindicato mayoritario Unión General de Trabajadores Tunecinos (UGTT), que se ha unido a las filas de quienes llaman a la caída del Gobierno de Ali Laridi.

El presidente de la Asamblea pidió a la UGTT que se implique en la organización de ese diálogo o se mantenga neutral en el conflicto político.

Esta noche, al cumplirse seis meses del asesinato del líder de izquierdas Chukri Bel Aid el 6 de febrero pasado, las fuerzas opositoras y la UGTT han convocado una nueva protesta frente al Parlamento para insistir en sus exigencias.

Enlaces recomendados: Premios Cine