Mursi, derrocado en Egipto

Los H. Musulmanes ´tendrán su sitio en las elecciones´

El líder de la izquierda se niega a hablar de Golpe de Estado y garantiza que Egipto "no está ante la vuelta de un Gobierno militar"

05.07.2013 | 22:28

El líder nacionalista de izquierda egipcio Hamdin Sabahi aseguró este viernes que las nuevas autoridades surgidas del golpe de Estado del pasado día 3 no tienen la intención de erradicar a los Hermanos Musulmanes ni de reprimir a sus seguidores.

En entrevista exclusiva con Efe, Sabahi subrayó que el Ejército "no tenía otra opción" que el golpe de Estado con el que derrocó al presidente egipcio, Mohamed Mursi, quien apenas llevaba un año en el poder.

No obstante, Sahabi hizo hincapié en que la acción de los militares no fue un golpe de Estado porque Egipto "no está ante la vuelta de un Gobierno militar, sino ante un Gobierno civil, apoyado por la voluntad popular".

Sabahi, que fue el tercer candidato más votado en las pasadas elecciones presidenciales en las que venció Mursi, adelantó que el nuevo gobierno se formará en un máximo de tres días, y propuso al premio Nobel de la Paz Mohamed el Baradei como primer ministro.

El Frente Nacional de Salvación (FNS), la mayor coalición laica de Egipto, presentará a un candidato de consenso en las próximas elecciones, después de haber "aprendido la lección" de la dispersión del voto en las pasadas presidenciales, anunció.

Para Sabahi, los Hermanos Musulmanes "tendrán seguro su sitio en las próximas elecciones y eso es lo que definirá su verdadero peso en la vida política egipcia", aunque advirtió de que si rechazan su participación, "eso les va a dañar".

"La fuerza de quienes llaman a la violencia entre los seguidores de Mursi no les permite comenzar una guerra, pero sí cierto nivel de enfrentamientos, aunque confiamos en Dios y en el pueblo egipcio, que no lo permitirá", expresó respecto a los temores a un estallido de la violencia.

Por ello, explicó que se ha lanzado una iniciativa para promover la reconciliación, dirigida a los jóvenes de los Hermanos, y defendió que estos tengan un lugar en el futuro "sin excluirlos ni erradicarlos".

Aunque se mostró crítico con la detención de periodistas próximos a los islamistas, pidió que, si hay dirigentes de la Hermandad acusados por la fiscalía, "se les trate de acuerdo con la ley, se garanticen sus derechos y se les dé un trato digno".

"No había otra opción"

Este veterano político de orientación "naserista", que recogió principalmente el voto de los jóvenes revolucionarios y de las capas más populares en los pasados comicios, piensa que el Ejército no intervino hasta que hacerlo se convirtió en "una obligación moral nacional y no tenía otra opción".

"El Ejército no ha vuelto a la escena por propia voluntad, sino que ha respondido a la voluntad popular que fue expresada por millones de personas en las calles", dijo.

Por ello, al igual que todos los egipcios que apoyaron la remoción forzosa de Mursi, Sabahi se niega a hablar de "golpe de Estado".

El magistrado Adli Mansur, hasta ahora presidente del Tribunal Constitucional Supremo, asumió ayer la jefatura de Estado de forma provisional, y deberá convocar y supervisar las elecciones presidenciales.

Sabahi justificó la opción militar contra Mursi con el argumento de que "la presión popular había agotado su espacio totalmente con las firmas de 22 millones de personas y con las manifestaciones de millones de personas durante tres días desde el 30 de junio".

Por ello, pidió a todos los países del mundo que apoyen la nueva legitimidad, surgida por el cambio de un gobierno que "no pudo satisfacer a este pueblo y estableció un régimen que servía a su grupo y no a la revolución que lo llevo al poder".

"Quienes dicen que se trata de un golpe de Estado, o tienen interés en que continúe el régimen de los Hermanos Musulmanes o ignoran la realidad u observan la situación a través de medios de comunicación internacionales injustos", añadió.

La atomizada oposición en Egipto hasta ahora solo ha podido ponerse de acuerdo para derribar el gobierno islamista, por lo que Sabahi considera que las manifestaciones del pasado 30 de junio "nos ha dado lo que no conseguimos en la Revolución del 25 de enero de 2011 (a raíz de la que fue depuesto el presidente Hosni Mubarak): un liderazgo que se expresa a través de una sola voz".

Esa alianza tendrá su primer fruto, según el político "naserista", en un candidato de consenso en las presidenciales, que se prolongará en nuevas alianzas de cara a los comicios parlamentarios.

Internacional

Nicole Sturgeon, la líder del Partido Nacionalista.
El nacionalismo escocés gana sin mayoría absoluta

El nacionalismo escocés gana sin mayoría absoluta

El Partido Nacionalista Escocés ha logrado 63 de los 129 escaños en juego - Gran retroceso del...

Los laboristas lideran las elecciones locales inglesas

El partido de Corbyn encabeza el escrutinio, aunque pierde apoyos en los parlamentos de Gales y...

Trump lanza su ´amor´ a los hispanos comiéndose un taco

El candidato republicano busca reconciliarse con los mexicanos tras acusarlos de narcotraficantes...

La vida vuelve a Palmira

El concierto de una orquesta rusa en sus ruinas ejemplifica el poder de Moscú y la liberación, aún...

Al menos 73 muertos en varios choques al sur de Alepo

Fuerzas gubernamentales y facciones armadas se enfrentan en la periferia sur de la ciudad siria

Un laborista de origen musulmán, favorito para dirigir Londres

Un laborista de origen musulmán, favorito para dirigir Londres

Sadiq Khan compite por la alcaldía contra el 'tory' Zac Goldsmith en un día de elecciones locales...

Enlaces recomendados: Premios Cine