MasterD Tenerife se sitúa como referente en formación con la Cátedra UPM-MasterD

Dentro del mundo tecnológico en el que nos ha tocado vivir, era imposible pensar que la formación no evolucionaría de manera paralela

11.04.2016 | 10:39
MasterD Tenerife Cátedra UPM-MasterD

Dentro del mundo tecnológico en el que nos ha tocado vivir, era imposible pensar que la formación no evolucionaría de manera paralela: El despegue fue lento, pero podemos decir que en los últimos años, y gracias a los evidentes avances y novedades, la docencia evoluciona a la velocidad de la luz. Tanto que, a veces (sobre todo en adultos), es muy difícil elegir de qué manera quiero aprender.

Da la impresión de tenerlo todo a un solo "click". Pero ese click debe ser el adecuado. Las fuentes de información y los canales de comunicación son infinitamente más amplios y eficaces que hace 10 años; permiten inmediatez en la obtención de información, y poderla llevar prácticamente a donde queramos cuando queramos. Hasta aquí, todo ventajas.

Pero no todo vale. No podemos olvidar que siempre debe haber expertos detrás de la búsqueda de información que filtren y "curen" contenidos (´content cure´) para que cuando estos se divulguen sean válidos, adecuados y de calidad. Este es el caso de la Cátedra UPM-MasterD Innovación y Competencias, que ha unido a expertos en la formación como son la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) y la empresa MasterD.

Siendo generalistas en la definición, la formación implica ofrecer conocimiento, compartirlo y dotar de herramientas suficientes al alumnado para aprender y "saber aplicar lo aprendido". Esta definición es aplicable a la formación presencial, a distancia o semipresencial. Y en MasterD Tenerife tienen claro que el fin último es formar a las personas en competencias.

Nuestra historia más reciente hace pensar que la calidad de la formación presencial está por encima de la semipresencial o a distancia, pero lo cierto es que aquí se cumple aquello de "el tiempo dará la razón" y se ha demostrado que, gracias a la tecnología aplicada a metodologías educativas y usada por profesionales docentes exigentes y responsables en función de formador, el ´blendend learnning´ se coloca ya al mismo nivel que la formación más tradicional.

Es decir, ya no hablamos de tener que ir físicamente a un sitio a escuchar una clase magistral. Ahora el alumno decide cómo, cuándo, dónde y con quién quiere aprender. Y eso solo puede ofrecerlo la formación abierta flexible, exigente y de calidad. Por este motivo, ha sido la metodología elegida por la Cátedra UPM-MasterD para formar a sus alumnos.

¿Por qué este gran salto cualitativo? Porque se ha demostrado que funcionan, y mucho, las premisas que han marcado desde el inicio la formación abierta:

1. Es de calidad: Materias impartidas por expertos. El experto no tiene por qué estar siempre en una única ubicación y el alumno puede decidir en muchas ocasiones. Puede participar en actividades online como videoclases y clases en directo, o en actividades presenciales como talleres, charlas duales y seminarios.
2. Es personalizada y permite planificar y replanificar: Cada alumno es único. Por ello, se adapta a los tempos de cada persona, pero consigue mantener el nivel de exigencia
3. Es exigente en la evaluación: El alumno debe cumplir unos mínimos tanto en la modalidad presencial, como en la online y mixta.

Aunque siga pareciendo extraño, podemos ser titulados desde nuestra propia casa. De hecho, cada día son más las personas que deciden formarse y prepararse por medio de la formación abierta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine