Santa Cruz

Pasión por la moda y la vida sana

La bloguera Luba Dimitrova dejó Bulgaria, su país natal, cuando tenía 18 años y se trasladó a Tenerife después de un viaje a Puerto de la Cruz que la enamoró

30.06.2014 | 02:20
Luba Dimitrova en el Centro de Estética Dermes, en la Rambla Pulido, donde colabora actualmente.
Luba Dimitrova en el Centro de Estética Dermes, en la Rambla Pulido, donde colabora actualmente.

Lo que le pasó a Luba Dimitrova con Tenerife fue amor a primera vista. La joven búlgara tenía desde pequeña las ideas claras y sabía que no quería pasar su vida en el país que la había visto nacer pero jamás pensó que pasaría 19 años –y los que le quedan– trabajando en un sector que ama y en una tierra que la ha recibido con los brazos abiertos.

En su país, Luba Dimitrova estudiaba en un colegio alemán, por lo que siempre tuvo claro que cuando fuera mayor de edad viajaría a Austria o Alemania para trabajar ya que tenía claro que no quería permanecer en Bulgaria. Cuando era todavía muy joven comenzó a trabajar para una empresa austriaca y llegó a Canarias de la mano de un amigo que conoció allí. "A viajar es una cosa a la que siempre me apunto", explica decidida la experta en moda de 37 años.

Así, llegó a Puerto de la Cruz en 1995 para realizar una visita durante una semana y "fue amor a primera vista". "Mi familia se horrorizó cuando les dije que quería venir a vivir aquí porque no sabía nada de español", explica la bloguera pero a ella eso no le daba miedo y se apuntó a clases particulares seis meses antes de llegar a Canarias. Cuando aterrizó en Tenerife, se matriculó en la Escuela de Turismo y entre Puerto de la Cruz y Santa Cruz pasó sus primeros años de estudios. Cuando terminó la carrera, comenzó a trabajar como coordinadora de eventos en un hotel del sur de la Isla durante dos años pero en 2003 decidió montar su propia empresa: un centro de reservas de turismo rural que mantuvo hasta 2007, cuando decidió venderlo. Llegado ese momento cambió radicalmente de actividad y creó otra empresa de gestión de recursos de energías renovables pero cuando en 2010 las subvenciones empezaron a escasear, se planteó volver a cambiar de actividad.

Fue en 2012 cuando comenzó a plantearse la moda como una salida profesional más que como una afición, tal y como lo había entendido hasta el momento. "Siempre había sido mi debilidad", reconoce Dimitrova, que ya antes de abrir Well–living blog había hecho un curso de personal shopper. A pesar de ello, en un principio utilizaba esta plataforma para evadirse de la masculinidad del mundo de las energías renovables, donde aún trabajaba. En un principio comenzó escribiendo sobre estilos de vida y moda pero poco a poco este último aspecto ha ido adquiriendo más notoriedad.

El de Dimitrova no es el único blog que existe en Tenerife sobre moda pero sí es uno de los pocos profesionalizados, puesto que la búlgara vive de esta actividad y no escribe en él como si fuera una afición. Ella cuenta con una rutina diaria y cada día dedica unas cuatro horas a poner en orden las entradas en esta plataforma. Y así, actualmente el blog de Dimitrova cuenta con más de 100.000 visitas al mes de personas de todo el mundo puesto que la especialista en moda escribe tanto en inglés como en español.

Las redes sociales son las grandes aliadas de Luba Dimitrova en su trabajo. Actualmente, organiza cada noche encuentros en Twitter con otras blogueras, marcas de ropa y complementos, pequeños comercios que empiezan a funcionar y con todas aquellas personas interesadas en el mundo de la moda. Fashion Ladies es el nombre de este proyecto que ya lleva en marcha unos tres meses y que se organiza cada noche de nueve a diez. En este poco tiempo, Luba Dimitrova ya ha conseguido que interactúen personas de toda España pero también de países como Argentina y México.

La sostenibilidad y el desarrollo ético de las empresas de moda es otro de los aspectos que le interesa mucho a la joven. "Antes veía todo este mundo de una forma más frívola", explica, pero con el paso de las años ha comprendido que "la moda puede provocar un cambio en la sociedad porque mueve a muchas personas".

Aunque desde hace años vive en Granadilla, Santa Cruz se ha convertido en la ciudad en la que trabaja puesto que la mayoría de empresas con las que colabora actualmente se sitúan en la capital. Así, trabaja para marcas de estética como Matriskin pero también trabaja en la organización de eventos para marcas de joyería y zapatería, entre otras muchas.

A pesar de ello, reconoce que en la capital santacrucera "aún cuesta que la gente se mueva". "Santa Cruz es una ciudad cosmopolita pero podría serlo mucho más" y explica que lo que le falta a la capital es más vida nocturna.

Luba Dimitrova no solo cuida su aspecto exterior sino también su interior en lo que ella considera más "un estilo de vida" que una moda pasajera. La afición por la vida sana le viene de pequeña, explica, puesto que cuando aún no era más que una niña tenía que soportar temperaturas extremas en Bulgaria por lo que aprendió a cuidarse. A las 14 años dejó de comer carne y desde hace diez practica yoga con regularidad. A media mañana siempre dedica cerca de una hora para ejercitarse y cuando viaja no duda en meter la ropa de deporte en la maleta porque siempre busca un hotel que tenga gimnasio.

Dimitrova se encuentra, ahora, muy a gusto. Ha decidido seguir impulsando las estrategias éticas y sostenibles en el sector de la moda y quiere internacionalizar su blog. Asimismo, desea seguir viajando, puesto que es una de sus grandes pasiones ya que "enriquece mucho hacerlo". Estados Unidos es uno de los lugares que han no ha visitado y se muere por hacerlo.

Enlaces recomendados: Premios Cine