Santa Cruz

Érase una vez un collar

La diseñadora de joyas de autor Marta Moore es la única representante española en una exposición en la que participan 20 países en una galería de Nueva York

09.06.2014 | 02:00
La diseñadora Marta Moore junto a la tienda del TEA donde se vende sus joyas. /
La diseñadora Marta Moore junto a la tienda del TEA donde se vende sus joyas. /

Marta Moore es la única representante española que se ha colado en la galería de arte Shin, en Nueva York, para exponer cinco de sus joyas hasta el próximo 7 de junio. Esta sevillana de 48 años, afincada en Santa Cruz desde hace ocho años, crea, con cada una de sus piezas, una pequeña historia con la que pretende llegar a clientes de todo el mundo.

La joyera vivió, durante su infancia, en Sevilla y pasaba sus vacaciones en Tenerife, de donde era su madre. Desde pequeña ya dejaba entrever que su pasión era el arte y la creación, por eso estudió Bellas Artes en la ciudad andaluza. Completó su formación con un Máster en Administración y Dirección de Empresas que empezó a cursar en Madrid pero terminó en la Universidad de Harvard (Estados Unidos), gracias a una beca.

Tras terminar sus estudios, se trasladó a vivir a Madrid donde trabajó en varios museos. Sin embargo, siendo madre de dos niños preadolescentes decidió viajar a Tenerife para comenzar una nueva carrera. Uno de sus primeros trabajos en la capital chicharrera vino de la mano de la exposición Leonardo Da Vinci y la música que se organizó en 2005 en el Auditorio Adán Martín de Santa Cruz. Después de realizar algunos trabajos más para instituciones como el TEA comprendió que era complicado dedicarse a los museos en una ciudad como Santa Cruz, por lo que decidió cambiar de actividad. Y es que lo que siempre le había gustado a la sevillana era crear y antes de comenzar a diseñarlas, ella ya coleccionaba joyas de autor. "Decidí dejar de estudiar a los señores que ya estaban muertos y empecé a crear yo misma", resume Moore.

Su primera colección recibió el nombre de El castillo estrellado, en honor a un poema surrealista que el poeta francés André Bretón escribió en 1936. Esto se debe a que la diseñadora siempre concibe piezas que cuenten una historia. "Es como si pintara o hiciera una performance pero a través de las joyas", explica la creadora, que emplea una técnica que no requiere de altos conocimientos de orfebrería por lo que, desde que se propuso dedicar su vida a las joyas, pudo empezar a trabajar sin tener que pasar antes por ninguna escuela.

La naturaleza de las Islas es una de las mayores fuentes de inspiración para esta diseñadora. "Es impresionante y es algo que nos llega a todos: su luz, su color", explica la sevillana. También le interesa mucho el arte contemporáneo y en general todo lo que esté relacionado con las artes actuales y antiguas. Los numerosos viajes que la diseñadora realiza por el mundo también la ayudan a dar forma a sus pequeñas obras de arte. "Ver a la gente paseando por la calle me inspira mucho", explica. La primera idea es para Moore la mejor, "la más fresca". Por eso, no es de extrañar que cuando se sumergió por primera vez en las aguas que bañan Tenerife, diera forma a Naufragio, una colección en la que todas las piezas recuerdan a escamas de pez y algas.

Entre sus materiales preferidos para trabajar se encuentran las piedras naturales y los metales nobles. Sin embargo, Marta Moore reconoce que en Canarias se tiene una dificultad añadida por los altos costes de las aduanas. De este modo, normalmente trabaja con bronce bañado en otro y en plata.

Casi todo lo que diseña la sevillana se fabrica en Tenerife, pero existen piezas de microfundición que envía a hacer a la Península. "En Córdoba existen verdaderos artistas y yo, por más que lo intente, no voy a lograr nunca igualarlos", reconoce Moore.

Además de las colecciones anuales que lanza, la sevillana también realiza piezas a petición. La cantante Rosario Flores ha sido una de las últimas personas que han acudido a ella para que les diseñe una pieza. "Se trata de un collar muy grande con plumas negras y rojas que se ha llevado a Colombia", explica.

A lo largo de su carrera como diseñadora, Marta Moore ha tenido la suerte de mostrar sus creaciones en diversos países, lo que provoca que sus joyas puedan verse sobre la piel de mujeres de todo el mundo. Cuando la comisaria de la Art x Fashion, Miyone Lee, pensó en Marta Moore para incluirla entre los artistas que expondrían parte de sus creaciones en Nueva York, buscaba realizar una panorámica de lo que se está haciendo en joyería de autor en todo el mundo y para ello seleccionó a 20 diseñadores de joyas con un sentido artístico entre los que se encuentran algunos de los mejores del mundo, pertenecientes a países como Estados Unidos, Reino Unido, Irlanda, Israel, Italia o Lituania, entre otros. Para Moore, formar parte de esta muestra es un paso más en su carrera pero "lo importante es el trabajo de cada día", reconoce.
La marca de joyería de Marta Moore pertenece, casi desde su nacimiento, al colectivo Tenerife Moda, del Cabildo insular. Sin el apoyo de su director, José Sánchez Giuseppe, la diseñadora explica que "no hubiera sido capaz de montar todo esto". Y es que el mundo de la moda era para ella un sector completamente desconocido y la experiencia de todos los profesionales de este colectivo ha sido fundamental.

Marta Moore no para. En un futuro no muy lejano le gustaría contar con una red de galerías que llevasen su obra por todo el mundo y, sobre todo, dedicarse solo a la creación y no tener que preocuparse por las labores de administración de una empresa. "Me veo trabajando desde Tenerife, porque aquí se vive muy bien, y llevando mis creaciones por todo el mundo", sentencia.

Cinco joyas que tratan de mostrar la tradición joyera de España, muy relacionada con la religión pero con una visión muy actual conforman la representación española en la muestra de Nueva York. Para los que no puedan viajar hasta la Gran Manzana, pueden adquirir los diseños de esta diseñadora de joyería en las santacruceras tiendas del TEA y en Zapper.

Enlaces recomendados: Premios Cine